(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Samuel 6:1–7:2, Lucas 17:1–4)

LA VENIDA HUMILDE DEL REY ETERNO

¡Alégrate mucho, hija de Sión!
¡Grita de alegría, hija de Jerusalén!
Mira, tu rey viene hacia ti,
justo, salvador y humilde.
Viene montado en un asno,
en un pollino, cría de asna.

—Zacarías 9:9

¿Le han hecho alguna vez acusaciones falsas? Puede resultar desconcertante, especialmente cuando quien nos acusa miente descaradamente. Detrás de toda falsa acusación la maldad del corazón humano está presente.

El evangelista Lucas nos narra que en cierta ocasión, la multitud que seguía a Cristo quedó muy asombrada tras ser testigos oculares de cómo el Señor expulsó de un hombre a un demonio que lo había dejado mudo. Sin embargo no todos estaban asombrados. Algunos de los presentes se atrevían a afirmar: «Éste expulsa a los demonios por medio de Beelzebú, príncipe de los demonios.» (vers.15). Aquél tiempo los judíos acostumbraban a referirse al diablo con el nombre de «Beelzebú». Detrás de esta acusación estaba el mismo diablo. Jesucristo vino para salvar gratuitamente al mundo de la condenación eterna y para dar a conocer esta buena noticia a todos. Los milagros que hizo demostraban

Hoy muchos creen que siguen a Cristo, y que están de su lado, simplemente por citar versículos de la Biblia o por orar mucho. Estas mismas cosas también las hacen lo enemigos de Cristo. Jesús enseñó que sus enemigos inclusive harían milagros en su nombre (Mateo 7:21–23; 23:14; Hechos 15:22) La verdadera diferencia radica en que la Biblia enseña que sólo las buenas obras de Cristo nos salvan y que ninguna buena obra nuestra sirve para alcanzar la salvación. Todo el que enseña algo diferente está contra Cristo. (Gálatas 1:6–9; 2 Juan 7–11)

Oración:

Jesucristo misericordioso, que por amor incondicional fuiste mi sustituto y pagaste un alto precio para que yo disfrute gratuitamente de la salvación eterna, te suplico que, mediante el poder del evangelio, me afirmes en la verdadera fe; me guardes en tu palabra; y, por el poder del evangelio, me concedas crecer en santidad hasta el día que me encuentre ante tu presencia. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.