JESÚS DA DESCANSO A LOS AGOBIADOS

En aquel tiempo Jesús dijo: […] Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.

—Mateo 11:28-30

La falsa idea de que la fe salvadora es un mero concepto intelectual ha traído muchos desastres a la humanidad. Así hay algunos que no quieren dar a sus niños ninguna instrucción bíblica con la pretensión de que al llegar a ser adultos podrán decidir por sí mismos si quieren o no ser creyentes. No comprenden que la fe salvadora no es un logro que sólo las personas instruidas de este mundo puedan lograr. Cristo enseñó que hasta un niño pequeño puede creer y ser salvo. La fe salvadora es un don del Espíritu Santo que es otorgado mediante el poder del evangelio en palabra y sacramento.

Los cansados y agobiados son los que reconocen su pecado y que es una carga muy pesada, que los arrastrará al infierno si tienen que llevarla por ellos mismos; Jesús promete darles descanso a ellos. Este descanso es su don. Jesús dice: «Yo les daré descanso». Este descanso también está disponible para los niños. Los niños más pequeños no pueden acudir a Cristo a menos que sus padres sean quienes los lleven. Jesucristo preparó el bautismo para dar el perdón de pecados (Hechos 2:34) Cada persona al ser bautizada recibe el perdón de pecados que Cristo le otorga gratuitamente. El bautismo instituido por Cristo otorga el perdón de pecados. Ese perdón es una buena noticia, es evangelio. Evangelio significa buena noticia. El evangelio tiene el poder de impartir fe salvadora y dar el don del Espíritu Santo. Juan el Bautista fue lleno del Espíritu santo desde el vientre de su madre. Eso nos muestra que ser niño no es un impedimento para tener vida espiritual. Solo el evangelio da reposo al alma. Tanto adultos como niños necesitan el descanso que trae el evangelio. La sabiduría del mundo puede ser un obstáculo para la fe, pero los niños no tienen ese problema y por eso Cristo alaba la fe de los niños y dice que nos conviene creer como ellos.

Oración:

Señor, agobiado por el pecado soy consciente de que necesito el descanso que tú ofreces con el evangelio. A veces estoy más interesado en mi propia salvación y descanso que en el de los niños de mi entorno. Sé que ellos necesitan tu descanso tanto como yo. No permitas que yo sea un obstáculo. Amén.  

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.