(Lectura de la Biblia en tres años: Éxodo 3, Mateo 16:5–12)

CRISTO MANDA CUIDARSE DE LA LEVADURA DOCTRINAL.

Entonces entendieron que no les había dicho que se guardaran de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos.

—Mateo 16:12, RV95

¿Recuerda cuál era el tema de la meditación del 2 de julio? Nuestra memoria tiende a recordar aquello que nos impresiona bastante. Jesús lo sabía y por eso usó ilustraciones que recuerden sus enseñanzas a sus discípulos. En el texto que hoy meditamos Jesucristo advierte a sus discípulos que se cuiden de la levadura de los fariseos y saduceos. Al principio malinterpretaron la advertencia del maestro pero finalmente comprendieron que había que cuidarse de la doctrina de los fariseos y saduceos.

La doctrina de los fariseos y saduceos ha entrado muchas veces en la iglesia y pasa desapercibida pues parece bíblica. En su esencia la levadura doctrinal quita la gloria a Cristo y se la da al ser humano. Está presente en muchos sermones, en las letras de las canciones que se cantan en las iglesias y en las bellas reflexiones que se difunden por las redes sociales. La doctrina farisea pone su énfasis en la obra del ser humano al decir: «hagamos esto para agradar a Dios» a nuestro viejo Adán le encanta oír que puede agradar a Dios con su propio mérito. Muchas canciones hablan de cómo se siente el creyente y qué ha hecho por Dios pero nada dicen respecto que Cristo vino para salvar de la condenación que merecemos como pecadores. Las cadenas de oración que circulan en la red dan a entender que cuanto más tiempo se ore o cuantas más personas oren, Dios escuchará la petición, tal como los fariseos lo enseñaban. La verdad es que Dios oye la oración solo por causa de los méritos de Cristo. Por tanto Dios responderá aún cuando solo ore una persona, pues «la oración eficaz del justo puede mucho» (Santiago 5:16-18). En gratitud a la salvación gratuita que hemos recibido por los méritos de Cristo vamos a querer guardarnos de la levadura de los fariseos no escuchado sermones y mensajes que contengan falsa doctrina o que motiven al creyente a querer agradar a Dios con sus propias buenas obras puesto que sabemos que solo los méritos de Cristo pueden agradarle y que hacemos nuestras buenas obras por gratitud. También vamos a dejar de cantar los himnos y cantos que tienen levadura aunque sean muy populares y vamos a querer apartarnos de quienes enseñan falsa doctrina.

Oración:

No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni el infierno tan temido. Tú me mueves, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido. Muéveme, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara y aunque no hubiera infierno, te temiera. Amén 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.