EL ÉXODO ¿TEOLOGÍA DE LA REDENCIÓN O DE LA LIBERACIÓN?

Aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que no haya en ella ninguna clase de moscas, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra. Y yo pondré redención entre mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal.

– Éxodo 8:22-23

Al final de la década de los 60 del siglo XX surgió una corriente de pensamiento que llegó a ser conocida como la «teología de la liberación». Esta forma de pensar afirmaba tener base en el libro de Éxodo, y propugnaba que la salvación cristiana no puede darse sin la liberación económica, política, social e ideológica como signos visibles de la dignidad del hombre. La teología de la liberación surgió y se desarrolló en América latina, pero llegó a tener bastante repercusión a nivel mundial. Sus efectos perduran incluso donde pareciera que nadie la ha tomado en cuenta. Hace unos años atrás vi una película «cristiana» acerca del testimonio de María Magdalena, quien no habló en ningún momento del perdón de sus pecados. Pero sí recordaba que Jesucristo le había «devuelto su dignidad».

Pero la teología de la liberación no es la única corriente que ha diluido el mensaje del evangelio. También existe la «teología de la prosperidad» que enseña que Cristo vino para hacer de las personas gente exitosa. Esto ha resultado en que la oración de muchas personas ya no es un acto de adoración al Señor en el que el creyente presenta sus peticiones confiando en la bondad divina y reconociendo que no merece su misericordia. Por el contrario, la oración ha venido a ser una práctica de confesión positiva y autosugestión capaz de producir riqueza. Jesucristo ya no es presentado como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Hoy, para muchos, Cristo no difiere mucho del genio de lámpara de Aladino. Presentar una imagen falsa de Jesucristo es un pecado contra el Primer Mandamiento que conlleva un gran peligro. Una persona puede buscar en Cristo a un sanador, un milagrero, un luchador social, o un mago de las finanzas. Pero si no conoce al Cristo redentor está en peligro de ir al sufrimiento en el infierno eterno (Mateo 7:21-23).

Cristo fue tentado por Satanás para desviarse de su misión. Incluso la gente quiso hacerle rey. Como rey hubiera cumplido las metas equivocadas de las teologías de la liberación y de la prosperidad. Pero eligió ser el Salvador del mundo y cumplir perfectamente la voluntad de Dios en sustitución de nosotros y fue a la cruz para pagar por nuestros pecados. En gratitud vamos a querer mantener el mensaje puro sin la contaminación de las teologías modernas.

Oración:

Redentor nuestro, venga a nosotros tu reino de manera que con celo piadoso mantengamos puro el evangelio y con denuedo lo anunciemos. Amén.

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.