MAYORES QUE JUAN EL BAUTISTA

Les aseguro que entre los mortales no se ha levantado nadie más grande que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él. Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos ha venido avanzando contra viento y marea, y los que se esfuerzan logran aferrarse a él.

—Mateo 11:11-12

¿Quién fue el hombre más grande de la humanidad? Podría ser Moisés o Elías. Moisés fue manso como ninguno, pero la carne le venció cuando golpeó dos veces su vara contra la roca atribuyéndose el portento (Números 12:3; 20:9-12). Elías fue un profeta que se destacó por su vivo celo por Jehová y por su fe desafiante. Pero cuando Jezabel le envió amenazas él se deprimió mucho, olvidando la maravillosa manifestación de Dios en el monte Carmelo.

Jesucristo dice que el hombre más notable, nacido de mujer, es Juan el Bautista. No podemos contradecir al Señor. Juan el Bautista fue lleno del Espíritu Santo desde el vientre materno. Nunca probó ninguna bebida alcohólica y vivió como un asceta absteniéndose de la comida y de la vestidura usual. Fue un verdadero atleta de Dios. Sin temor denunció el pecado aunque con ello puso en peligro su vida. Finalmente murió decapitado. Aunque supo antes que nadie quien era el Mesías no se hizo discípulo suyo. Juan siguió bautizando y haciendo discípulos que le seguían. No pudo disfrutar de ser parte de la iglesia militante que Cristo estaba formando. Es seguro que Juan fue al cielo, pero no será mayor que los discípulos de Cristo.

¿Es usted más virtuoso de Juan el Bautista? Yo no lo soy. Nací pecador y lleno de maldad. Necesité el perdón gratuito y misericordioso de Dios para poder ser parte de la iglesia y servirle con el sacerdocio universal. Puesto que Cristo obedeció perfectamente la ley de Dios en lugar de mí y cargó con mis pecados, Dios me declara perdonado y justo. Todos mis pecados fueron atribuidos a Cristo y todos sus méritos me son atribuidos a mí gratuitamente. En el juicio tendré a cuenta mía todas las mejores obras pues las de Cristo me fueron atribuidas. Sin duda alguna, con tales méritos el más pequeño de los cristianos es mayor que Juan el Bautista.

Oración:

Señor, no hay mérito mío que te agrade excepto el que te presento en Cristo. Por eso no confío en mí sino en tu Hijo para ser salvo y grato delante de ti. Por tanto «en paz me acostaré y asimismo dormiré, porque sólo tú, Jehová, me haces vivir confiado». Amén. (Salmos 4:8)

 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.