DIOS ES AMOR

Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.… Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero.

– 1 Juan 4:15-16, 19

¿Qué es el amor? Es difícil expresar lo que es el amor; más fácil es sentir su existencia o ausencia. Aunque un recién nacido no puede hablar del amor que siente por su madre, sí puede expresarlo claramente cuando la mira, y le sonríe.

La Biblia habla del amor de Dios, pero va más allá de simplemente decir que Dios ama o que Dios tiene amor. La Biblia nos dice que Dios es amor. El amor de Dios (amor ágape) es amor incondicional. Todas las relaciones dentro la Trinidad son amor. El Padre ama al Hijo, el Hijo ama al Padre, y también el Espíritu Santo los ama y es amado por ellos. Toda la voluntad divina se resume con la palabra amor. Dios quiere que le amemos con todo nuestro ser y manda que amemos a nuestro prójimo como nosotros mismos. Jesucristo mandó a sus discípulos que se amaran como él los amó. En realidad, no amar es pecado.

Somos incapaces de amar con amor ágape hasta que el amor de Dios nos da encuentro. Cuando somos consientes que hemos pecado al no amar como exige Dios en su ley y que, por eso, estamos condenados por la eternidad, en lugar de amor por Dios sentimos miedo, terror. Pero entonces, el amor de Dios, revelado en las buenas noticias que nos hablan de lo que Cristo hizo a favor nuestro, produce en nosotros amor agradecido como respuesta al amor divino. Ese amor reconoce a Jesucristo no solo como el Salvador sino también como Dios, el Hijo.

Oración:

Señor Jesús, te doy gracias porque con tu vida obediente en sustitución nuestra y por tu muerte redentora a favor nuestro, nos revelaste el amor divino, que Dios es amor. Amén.