(Lectura de la Biblia en tres años: Génesis 11:1-26, Mateo 5:1-5)

LA NUEVA JERUSALÉN

Vi además la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios, preparada como una novia hermosamente vestida para su prometido. Oí una potente voz que provenía del trono y decía: «¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios.

—Apocalipsis 21:2-3

¿Es la Nueva Jerusalén una ciudad física o una figura de la eternidad con Dios? Hemos nacido en la realidad material, no nos es fácil comprender lo puramente espiritual. Por ejemplo cuando la Biblia dice que Dios tiene ojos, oídos o manos no necesariamente se refiere a que él tenga un ojo izquierdo y otro derecho. Puesto que Dios es omnipresente y omnisciente no necesita ojos para ver. La Biblia usa esas expresiones antropomórficas para ayudarnos a entender realidades espirituales. Así cuando está escrito «Los ojos de Dios ven los caminos del hombre; él vigila cada uno de sus pasos.» (Job 34:21), entendemos que Dios lo conoce todo. De igual modo, cuando la Biblia habla del cielo como la morada de Dios, no se refiere a un lugar concreto pues Dios mora en todo lugar. Por tanto el cielo de Dios está allí donde Dios está, es decir, en todo lado fuera del límite del tiempo y espacio.

La nueva Jerusalén es la morada de Dios con el hombre. Esto significa que la realidad para los creyentes cambiará de tal manera que experimentaran la presencia de Dios de una manera totalmente diferente a la actual. Cristo ha prometido estar con nosotros todos los días, pero no tenemos una conciencia plena de ello. Lo aceptamos por la fe, es decir, lo creemos aunque no lo vemos. Pero llegaremos a conocer a Dios tal como él nos conoce (1 Corintios 13:12). Nuestra relación con él será tan profunda como la de un esposo y su esposa. Por esto la Nueva Jerusalén es primeramente la descripción de una nueva realidad que los cristianos experimentaran por la eternidad con Dios y en ese sentido esta ciudad será la esposa del Cordero. Por otro lado, así como una ciudad es su sistema administrativo, sus habitantes e incluso sus costumbres no es necesario descartar su existencia física. Recordemos que los salvos resucitamos con cuerpos glorificados que pueden ser tocados y que tienen la capacidad incluso de consumir alimentos, quizás no necesitemos hacerlo pero sí podremos hacerlo. Por tanto tendremos existencia física y eso implica lo mismo para la ciudad.

Oración:

Señor, hay muchas cosas que por el momento no podemos conocer. Pero lo más importante ya lo sabemos gracias a tu amor y misericordia: somos salvos por los méritos de y tu Hijo y no por los nuestros. Ahora conocer esto es lo más necesario. Gracias por permitirme saberlo.  Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.