(Lectura de la Biblia en tres años: Génesis 11:27-29, Mateo 5:6-12)

LA GRACIA PUEDE SER RESISTIDA

El siguiente sábado casi toda la ciudad se congregó para oír la palabra del Señor. Pero cuando los judíos vieron a las multitudes, se llenaron de celos y contradecían con maldiciones lo que Pablo decía.

—Hechos 13:44-45

¿Es la gracia de Dios irresistible? La Biblia enseña que la gracia de Dios puede ser y efectivamente es resistida. Aunque muchos piensan que la gracia es irresistible, la palabra de Dios enseña que sí puede ser resistida. Un ejemplo de esto está en el texto que hoy meditamos. El apóstol Pablo fue enviado por Dios, el Espíritu Santo, para anunciar la gracia de Dios en la ciudad de Antioquía de Pisidia. Como allí había una sinagoga judía fueron a primero a ellos. En la sinagoga los no judíos que escucharon el mensaje quisieron saber más al respecto y pidieron a los apóstoles que el siguiente sábado les sigan hablando de la gracia de Dios. Toda la ciudad acudió a la cita. Pero los judíos se llenaron de celos y contradijeron la palabra resistiendo así a la gracia de Dios. No era ni la primera ni la última vez que ellos harían esto. Poco antes de ser apedreado hasta la muerte, Esteban, el primer mártir cristiano, reprendió a los judíos por resistir la gracia de Dios con estas palabras: «¡Tercos, duros de corazón y torpes de oídos! Ustedes son iguales que sus antepasados: ¡Siempre resisten al Espíritu Santo!» (Hechos 7:51).

El evangelio tiene el poder de convertir a un incrédulo en creyente. Pero a quienes resisten la gracia de Dios puede endurecerles el corazón mucho más. Los judíos de Antioquía de Pisidia no querían salvarse por gracia. Su orgullo pecaminoso los empujaba a rechazar la salvación gratuita pensando que algo podían añadir a la obra consumada de Cristo. Imaginar que podemos tener algún mérito nuestro que pueda servir para llegar al cielo es una forma de rechazar la gracia de Dios. La Biblia nos manda apartarnos de aquellos que causan divisiones contra la doctrina bíblica: «Pero os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y ponen tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido. Apartaos de ellos» (Romanos 16:17 cf. Gálatas 1:8; 2 Juan 10). En gratitud por lo que Cristo hizo por nosotros vamos a querer apartarnos de los que causan divisiones en contra de la doctrina y de quienes resisten la gracia para confiar en sus obras a fin de que comprendan que su falsa doctrina puede debilitar su fe al punto de que puedan perderla definitivamente.

Oracion:

Señor, tú eres santo y justo, yo solo soy un pecador tan merecedor de toda tu ira que sin tu gracia no puedo ser salvo. Pero en mi viejo Adán también yo resisto tu gracia y por eso mismo estoy en peligro de que mi fe se debilite. Por el poder del evangelio que viene a mí por tus medios de gracia fortaléceme y guárdame en la verdadera fe para la vida eterna. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.