LA CRUZ DE CRISTO = EL AMOR DE DIOS = MI SALVACIÓN

En cuanto a mí, jamás se me ocurra jactarme de otra cosa sino de la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Gálatas 6:14.

¿Alguna vez ha notado la frecuencia con que la Biblia conecta el amor de Dios con la cruz? Juan 3:16 habla de un Dios que amó tanto que dio a su único hijo, como un don que lo llevó a la cruz. Otro 3:16 muy conocido lo dice también: “En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros” (1 Juan).

¿Qué clase de amor es este? Puedo entender qué es un amor que se proponga reintegrar la familia o ganar el amor de los amigos; pero un amor que da hasta lo último por los enemigos, un amor que paga el odio y la hostilidad con perdón y paz, ¿cómo lo puedo describir? ¿Qué puedo hacer sino maravillarme ante él?

¿Por qué conectó Dios su amor con la cruz de Cristo? La Biblia también responde a esa importante pregunta: fue por mi salvación. La salvación es lo que necesito como pecador perdido; la salvación es lo que Dios vino a la tierra a traerme. Por mi salvación, él fue crucificado, murió y fue sepultado. Con su preciosa sangre y su muerte inocente, él pagó todos los pecados, desde el primero en el jardín del Edén hasta el del último segundo cuando el mundo llegue a su fin. “Consumado” dice la cruz del pago del pecado; “Abierta” dice de la puerta del cielo; “Construida”, dice de la carretera al cielo, extendida y cubierta con su sangre expiatoria. Todo esto es lo que Jesús ha hecho por mí, con la cruz en la que el amor de su Padre lo puso.

La cruz de Cristo = El amor de Dios = Mi salvación. ¡Tan sencillo y tan asombroso! ¡Tan digno de mi alabanza!

.

Oración:

Señor, te pido que sostengas mi confianza y mi alegría en tu cruz hasta que pueda alabarte plenamente en el cielo, por tu amor.