JESUCRISTO, DESCENDIENTE DE ABRAHAM Y DE DAVID

Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.

De manera que todas las generaciones desde Abraham hasta David son catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce.

— Mateo 1:16-17, Reina Valera 1995

Hay personas para quienes la palabra Cristo es el apellido de Jesús. Cristo es un título de Jesús, no su apellido. Tanto palabra griega «Cristo» (Christós) como la hebrea «Mesías» (Mashîaj) significan «Ungido». La Biblia usó el término Mesías (Cristo) para identificar al elegido de Dios que vendría para efectuar el nuevo pacto y salvar a la humanidad.

La Biblia anunció que el Mesías nacería de una virgen y que sería descendiente del patriarca Abraham y del rey David. El evangelio según Mateo fue escrito principalmente para lectores judíos. Por eso presenta, al inicio, el registro genealógico que demuestra que Jesús es desciende de Abraham y de David, y que su madre fue una virgen. Este registro es la genealogía legal del Mesías conforme al pacto y promesa de Dios. Por esta razón omite algunos nombres, y también por otras razones más que requieren un cuidadoso estudio de parte de cada creyente. Tal estudio involucra conocer lo que el Antiguo Testamento dice acerca de los nombres mencionados y de los omitidos. Como creyentes agradecidos por la salvación gratuita, que Jesucristo nos consiguió, vamos a querer apartar un tiempo para realizarlo.

La mayoría de las genealogías del Antiguo Testamento presentan una línea de descendencia sin contaminación gentil. Pero esta genealogía hace exactamente lo opuesto. Mateo menciona a algunos antepasados de Jesús de quienes nadie estaría orgulloso. Nos recuerda que Jesús, el Mesías sin pecado, descendió de pecadores y vino para pecadores (Mateo 9:13). Martín Lutero hizo la siguiente observación: «Cristo es la clase de persona que no se avergüenza de los pecadores; de hecho, los pone en su árbol genealógico […] Si el Señor hace eso aquí, entonces nosotros no debemos despreciar a nadie […] sino que por los pecadores debemos ponernos en medio de la batalla y debemos ayudarlos.»

Oracion:

Señor, en tu palabra me muestras cuán pecador y cuán necesitado de tu perdón soy. En el evangelio me revelas todo lo que hiciste por mi salvación. En gratitud quiero aprender más y con precisión todas estas cosas.  Amén

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.