(Lectura de la Biblia en tres años: 2 Samuel 13:20–39, Lucas 24:1–5)

DIOS ES SIEMPRE VERAZ

Pero entonces, si a algunos les faltó la fe, ¿acaso su falta de fe anula la fidelidad de Dios?¡De ninguna manera! Dios es siempre veraz, aunque el hombre sea mentiroso. Así está escrito: «Por eso, eres justo en tu sentencia, y triunfarás cuando te juzguen.»

—Romanos 3:3–4

Un hombre tuvo una visión en la que Cristo le dijo que encontraría la verdad en el esoterismo y la Nueva Era. Ese hombre hoy es un comprometido militante del movimiento de la Nueva Era porque creyó en su visión. ¿Tiene la verdad?.

Según la Nueva Era, Cristo es solamente un maestro ascendido, pero no es Dios el Hijo, la segunda persona de la Trinidad. La visión de este hombre no le condujo a la verdad sino al error y a la perdición eterna. ¿Cómo saber, con certeza, cuándo Dios nos habla? Dios nunca prometió que siempre hablaría a todas las personas por medio de sueños y visiones. Por el contrario, advirtió seriamente contra los engaños que pueden venir a través de tales experiencias. Sin embargo, sí prometió hablarnos en su Palabra. La Santa Escritura es toda la revelación de Dios que su pueblo necesita. Lo que Dios dice en ella es la verdad absoluta. Creer en ella es vital para la salud espiritual. Pero Satanás continuamente siembra dudas contra la Palabra en los corazones de los seres humanos. Una de esas dudas es contra la justificación por la sola fe. El diablo quiere que pensemos que podemos agradar a Dios con nuestras buenas obras y ganar la salvación con todo nuestro propio mérito, o por lo menos con una parte. Cuando este engaño entra en nuestro corazón dudamos que los méritos de Cristo sean suficientes y creemos que Dios quiere que hagamos nuestra parte para mostrarle lo buenos que somos.
Dios no puede ser engañado. Él ha declarado que lo único que merecemos es la condenación eterna. Además, ha dado testimonio de que Cristo es el único que tiene el mérito suficiente para agradarle y que Él, sí, ha obedecido perfectamente toda la ley moral. También afirma, que Cristo pagó en la cruz por nuestro pecado y que somos declarados justos gratuitamente solo por los méritos de su Hijo. Esa es la verdad inmutable, sea que la creamos o no. Satanás quiere que no creamos en esta buena noticia pues la incredulidad nos alejará de la salvación llevándonos a la condenación eterna. No podemos creer en Cristo, ni en la Palabra de Dios por nuestra propia decisión ni capacidad. Solo el evangelio puede crear fe. En gratitud vamos a querer ser fortalecidos en la fe por el poder del evangelio en los medios de gracia.

Oración:

Señor, te doy gracias que me perdonaste, no por mis propios méritos, sino por los de tu Hijo amado. De lo contrario nunca hubiera estado seguro de haber hecho lo suficiente para alcanzar tu favor. Hoy estoy seguro de tu perdón y misericordia pues tú eres veraz. Te suplico, por tus medios de gracia, guárdame en la verdadera fe para la vida eterna. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.