EL BANQUETE MESIÁNICO

En el monte Sión, el Señor todopoderoso preparará para todas las naciones un banquete con ricos manjares y vinos añejos, con deliciosas comidas y los más puros vinos.

En este monte destruirá el Señor el velo que cubría a todos los pueblos, el manto que envolvía a todas las naciones. […] En ese día se dirá: “Este es nuestro Dios, en él confiamos y él nos salvó. Alegrémonos, gocémonos, él nos ha salvado.”

—Isaías 25:6-9, La Biblia Dios Habla Hoy

¿Le agradan las celebraciones? El sabio Salomón escribió: «Lo mejor que podemos hacer es comer y beber, y disfrutar de nuestro trabajo. He podido darme cuenta de que eso es un regalo de Dios» (Eclesiastés 2:25). Dios no está en contra de las celebraciones. Él quiere que su pueblo disfrute de todas sus bendiciones de la mejor manera posible. Esto implica compartir la alegría con los menos afortunados y evitar el desenfreno en las celebraciones (Lucas 14:13-14, 1 Pedro 4:2-5; Deuteronomio 26:9-12) El profeta Isaías también habló de una celebración que Dios mismo prepararía. Un banquete en el que serían servidos los mejores manjares. ¡Cuán dichosos son los que están invitados al banquete que Dios mismo ha preparado! ¿En qué consiste este banquete?

Jehová de los ejércitos, Dios Compasivo y Salvador, ha preparado lo mejor que su amor pudo ofrecer: abundante misericordia, perdón maravilloso, salvación gratuita, y todo alimento que satisface al alma. En cada oportunidad que el evangelio es anunciado y cada vez que los sacramentos son administrados, el pueblo de Dios, participa y disfruta de este banquete de gracia. Cuando un creyente lee y estudia la Palabra, come de la mesa del banquete del Señor, y, así, recibe el alimento para su alma. Dios ministra el perdón de los pecados, la vida y salvación mediante el evangelio en la Palabra y los sacramentos. La iglesia es evangélica sólo cuando es alimentada con el evangelio. Pero así como hoy existen alimentos falsificados, del mismo modo muchos predicadores adulteran el evangelio resultando en daño para sus seguidores. Por esto queremos persistir en mantener puro el evangelio, no permitiendo que sea presentado como una nueva ley a la que es necesario obedecer, sino insistiendo en que es el mensaje del perdón gratuito e incondicional ofrecido por Cristo y que él ganó para nosotros a un alto precio. (Gálatas 1:6-9;

 

Oración:

Bendito Señor, te doy gracias porque me suministras todo lo necesario para subsistir: alimento, abrigo y cobijo. Pero estoy más agradecido porque, gratuitamente, me diste el perdón y la vida eterna que Cristo ganó a un alto precio con la doble sustitución redentora. Gracias por suministrar todos los medios necesarios para alimentar mi alma continuamente con tus firmes promesas. Amén. 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.