(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Samuel 20:19–42, Lucas 20:9–18)

EL REY SAÚL PIERDE LA FE EN JEHOVÁ

[El rey Saúl dijo a su hijo Jonatán:]
Mientras el hijo de Isaí viva en esta tierra, ¡ni tú ni tu reino estarán seguros! Así que manda a buscarlo, y tráemelo, pues está condenado a morir.

—1 Samuel 20:31

¿Es posible perder la fe? Esta cuestión ha inquietado a muchas personas. Mientras unos afirman que un verdadero creyente jamás perderá la fe hay otros que el cristiano necesita hacer un gran esfuerzo para fortalecer la fe y no perderla. ¿Qué enseña la Biblia?

La Santa Escritura claramente enseña que la fe no es una característica o cualidad innata del ser humano (2 Tesalonicenses 3:2). Eso significa que nacemos incrédulos, no creyentes (Romanos 3:10–12). La fe es un regalo de Dios. El ser humano comienza a tener fe cuando el Espíritu Santo crea esa fe en su corazón usando el poder del evangelio. (Efesios 2:8; Romanos 10:17, 1:16). Jesucristo enseñó que la fe puede ser perdida cuando contó y explicó la Parábola del sembrador (Lucas 8:4–15) Es fácil entender que la semilla es la palabra y su resultado en el corazón del hombre es la fe. En la parábola Jesús señala la manera cómo la fe se pierde. Pero Cristo no quiere que la fe se pierda y el nos ha suministrado los medios de gracia para fortalecer la fe (el evangelio en palabra y sacramento)

Saúl fue elegido por Dios para ser rey de Israel no por sus méritos sino por la bondad del Señor. Dios lo llenó con el Espíritu Santo a fin de equiparlo para su oficio. Sin embargo, Saúl descuidó su vida espiritual al punto que su fe fue debilitándose más y más y finalmente la perdió. La fe es confianza en Dios. Cuando confiamos en cualquier cosa más que en el Señor estamos evidenciando síntomas de que nuestra fe se está debilitando. No podemos fortalecer la fe esforzándonos por creer. Solo el evangelio tiene el poder para crear y fortalecer la fe. La falsa doctrina debilita la fe y hasta puede matarla. Por esto, cuidar nuestra fe implica no ayudar a debilitarla prestando atención a la falsa doctrina. Lastimosamente es fácil perder la fe débil. Por eso es importante permanecer fuertes en la fe. Alimentarnos continuamente de la palabra de Dios, escuchando el evangelio puro seremos afirmados en la verdura fe. De ahí la importancia que reviste congregarnos en una iglesia que predique el evangelio puro, sin confundirlo con la ley, y que administre correctamente los sacramentos. En gratitud al amor de Cristo vamos a querer hacer esto.

Oración:

Amado Salvador, concédeme ser un celoso guardián de tu doctrina a fin de que no deje que la falsa doctrina debilite mi fe, ni que yo ayude a debilitar la fe de los otros creyentes. Que sea como los cristianos de Berea quienes cada día se cercioraban que las enseñanzas sean conforme a tu palabra. Por tus medios de gracia afírmame en la verdadera fe para la vida eterna. Amén. (Hechos 17:11)

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.