NOS RESPLANDECE LA LUZ ESPIRITUAL. 

 Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero. 

 —Salmo 119:105,  

La luz es una las más maravillosas creaciones del Señor. La Biblia la coloca entre las primeras cosas creadas. Sin luz la vida desaparecería pronto. El salmista nos dice que la Palabra de Dios es la luz que ilumina su camino. ¿Cómo la Palabra de Dios es luz para nuestro camino? 

 

Cuando recorremos un camino, lo hacemos con el propósito de llegar a algún destino. Si el recorrido lo hacemos de noche necesitamos luz para evitar desviar nuestro rumbo. Del mismo modo la palabra de Dios nos permite determinar si nos hemos mantenido o desviado del camino. Esto significa usar la palabra de Dios para determinar qué exige Dios y cómo quiere que seamos y cuándo tenemos una autentica relación con él.  

 

Los mandamientos de la ley moral de Dios, son el espejo que nos muestra nuestra condición pecaminosa. Las buenas noticias de Salvación nos anuncian todo lo que Dios hizo, en favor nuestro, para otorgarnos gratuitamente la salvación obtenida por Jesucristo a gran precio. En otras palabras, la ley moral (la esencia de los diez mandamientos) nos muestra cuál es el problema por el que merecemos la ira eterna de Dios condenados al infierno eterno, lejos de él y de su misericordia. Pero el evangelio nos muestra la solución incondicional que Dios obró para librarnos de la condenación eterna. La ley se caracteriza por constar de las exigencias morales de Dios y que, como pecadores que somos, no cumplimos o cumplimos imperfectamente. Pero el evangelio se caracteriza por constar de promesas incondicionales que son otorgadas en base únicamente a la obra y merito de Jesucristo a favor de todos nosotros. No hay luz ninguna cuando alguien contamina el evangelio añadiéndole condiciones a sus promesas y convirtiéndolo, así, en otra ley.  

 

Para protegernos de ser víctimas de tales engaños, el Señor nos manda estudiar, aprender, memorizar y meditar en su palabra. El no hacer estas cosas es un pecado contra el mandamiento que nos insta a guardar el día de reposo (se refiere al reposo espiritual que el evangelio otorga) Dios quiere que dediquemos, por lo menos un día a la semana, a descansar nuestras almas reposando en el consuelo del perdón. En gratitud por la doble sustitución con la que Jesucristo os salva, vamos a querer apreciar la palabra de Dios y la prédica que procede de ella; considerándola santa, escuchándola y aprendiéndola de buena voluntad. 

Oración:

Señor, gracias por tu palabra que ilumina mis pasos. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.