DIOS QUIERE LA SALVACIÓN DE TODOS

Yo no quiero la muerte de nadie. ¡Conviértanse, y vivirán! Lo afirma el Señor omnipotente.

—Ezequiel 18:32

¿Cuál es el propósito de esta vida? Todos alguna vez nos hemos planteado esta pregunta. Cada cual encuentra una respuesta que le agrada. La Biblia, por otra parte, nos enseña que todo lo que existe, el planeta, sus habitantes y el devenir de los acontecimientos responden a un propósito: La salvación del género humano. (Lamentaciones 3:22)

Cuando Adán y Eva cayeron en el pecado en Edén, el Señor no los destruyó. Al contrario, les anunció la venida del Redentor (Génesis 3:15). Los grandes acontecimientos que sucedieron después que nuestros primeros antepasados fueron expulsados del paraíso, tienen que ver con el propósito redentor de Dios. Aunque Jesucristo vino a este mundo a predicar, enseñar, sanar enfermos y hacer milagros el propósito central de todas estas acciones fue la salvación de las personas. Inclusive el tiempo de vida que Dios asigna a cada ser humano tiene por principal propositito el de darle la oportunidad de conocer la salvación y beneficiarse con ella. Por esta razón nuestro tiempo de vida actual recibe el nombre de «tiempo de gracia». Este nombre es apropiado pues nos dice dos cosas: 1) Dios quiere la salvación de los que ahora están vivos y 2) Dios hizo todo lo necesario para que el ser humano pueda beneficiarse de la salvación gratuitamente. El Señor no solo ha provisto el costo que demanda el ser salvos (Jesucristo lo pagó al ser nuestro sustituto) sino también ha suministrado todo lo necesario para que los incrédulos seres humanos lleguen a ser creyentes hijos de Dios.

Por herencia nacemos pecadores incapaces de creer o buscar a Dios por nosotros mismos. Es más, nuestra naturaleza pecaminosa no quiere saber de Dios para nada. Como lo dijo Pablo: «las tendencias de la carne son enemistad con Dios, que no sujetan ni pueden sujetarse a la ley de Dios». (Romanos 8:7, Nacar Colunga) Por esto Dios es quien busca al pecador perdido; lo resucita, usando el poder del evangelio, y le otorga la fe salvadora. Por los medios de gracia fortalece esa fe de manera que el creyente persista en confiar en Dios y su gracia para ser salvo.

Oración:

Señor, te doy gracias por suministrar tus medios de gracia por los cuales fortaleces mi fe y me guardas para la vida eterna. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.