LA HERENCIA DE JEHOVÁ 

 Herencia de Jehová son los hijos; 

cosa de estima el fruto del vientre. 

 —Salmo 127:3, Reina Valera 1995 

¿Cuál es la cosa de mayor importancia que hiciste en tu vida? Para unos es haber alcanzado el éxito profesional, mientras que para otros es la prosperidad financiera. Muy pocos pensaran que el logro mayor en la vida es criar a sus hijos como personas de bien, temerosas del Señor. En el versículo que hoy meditamos, la Biblia nos revela la gran importancia que Dios asigna a la familia.  

 

Para Dios, los hijos son la herencia que le otorga a una familia como bendición y él quiere que así los veamos. En el primer versículo de este Salmo el Señor afirma que sin su participación nuestros esfuerzos son en vano. Dios edifica nuestras casas cuando permitimos que su palabra gobierne nuestras vidas (Mateo 7:24-27). Los padres son llamados por Dios para asumir la responsabilidad de guiar a sus hijos por el camino de la fe y no serles tropiezo. Jesús dijo a sus discípulos: «Los tropiezos son inevitables, pero ¡ay de aquel que los ocasiona! Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino atada al cuello, que servir de tropiezo a uno solo de estos pequeños. Así que, ¡cuídense!» (Lucas 17:1-3). ¿Cómo pueden los padres u otros adultos ser tropiezo a sus hijos? Eso sucede cuando al niño se le niega la oportunidad de conocer la Palabra de Dios. Ninguno nace con fe salvadora. La fe salvadora es un don que nos viene a través del evangelio (2 Tesalonicenses 3:2; Romanos 1:16; 10:17). Somos tropiezo si no aplicamos debida disciplina al niño que la necesita (Proverbios 23:13-14). También somos tropiezo cuando no tratamos al niño con la consideración que su edad demanda, pues «los niños son delicados» (Santiago 1:19,20; Génesis 33:13, La Biblia Textual) Ninguno de nosotros cuidó a los niños como Dios lo exige (Mateo 5:48). Por esto merecemos toda la ira de Dios. Gracias al Señor, Jesucristo obró correctamente con los niños en lugar de nosotros y en lugar nuestro padeció el castigo que merecíamos. En gratitud vamos a querer llevar a los niños a Jesucristo y encaminarlos a la fe con amor y corrección cristiana. 

Oración:

Señor, tu nos concedes el privilegio de tener nuestras familias terrenales y el de edificar dentro de ellas desde el papel que nos corresponde. Queremos ser fieles y edificar aplicando tu palabra. Pero sabemos que, por nuestra condición pecaminosa no podemos hacerlo conforme tú lo exiges. Por los méritos de Jesucristo nos perdonas y consideras perfectos y estamos agradecidos por ello. Te suplicamos tu constante auxilio para que, por gratitud, edifiquemos nuestras familias, valorando la herencia de los hijos al colaborar en que crezcan en la fe cristiana. Amén. 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.