HERODES MANDA MATAR AL MESÍAS

Cuando Herodes se dio cuenta de que los sabios se habían burlado de él, se enfureció y mandó matar a todos los niños menores de dos años en Belén y en sus alrededores, de acuerdo con el tiempo que había averiguado de los sabios. Entonces se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías:

«Se oye un grito en Ramá, llanto y gran lamentación; es Raquel, que llora por sus hijos y no quiere ser consolada; ¡sus hijos ya no existen!»

— Mateo 2:16-18

Los sabios que vinieron del oriente para honrar al recién nacido rey, querían adorarle. Herodes, que vivía en tierra de Israel y ocupaba el trono como rey de los judíos, quería verlo muerto. Hoy todavía hay gente que quiere adorar al Mesías y también hay lo que quisieran que no existiese. Unos, como los sabios de oriente celebran su nacimiento. Otros, como Herodes, se esfuerzan en borrar toda alusión a él.

Herodes en aquél entonces tenía unos 70 años de edad ¿Qué daño podía hacerle un recién nacido? Es obvio que ninguno, pues era de esperar que no alcanzaría a ver su reinado. Herodes quería matar al niño, pero Jesús quería dar su vida para salvarlo. Sin embargo el corazón de Herodes estaba endurecido a la palabra. Él conocía las profecías acerca de Cristo, pero las entendía como si fueran malas noticias. Siendo un criminal, Herodes no dudó en ejecutar a quien pueda quitarle el trono. Lo hizo contra sus tres de sus hijos y su esposa favorita. No extraña que no dudara en dar la orden de matar a los infantes menores de dos en Belén. Detrás de Herodes obró Satanás, que no quiere la salvación de la humanidad. Ese es el espíritu que hoy mueve a abortar niños por convenir a los planes de adultos.

Los niños asesinados en Belén no hicieron nada contra Herodes, y en ese sentido, fueron víctimas inocentes de la maldad humana. Los niños abortados tampoco hicieron nada contra los padres, médicos y legisladores que ponen fin a sus vidas; y así como Herodes sufrirá el castigo eterno por sus crímenes, también juzgará Dios con ira eterna a los responsables del aborto inducido. Pero Jesucristo quiere salvar a quienes han asesinado niños en el vientre de sus madres abortándolos. Él vino y agradó a Dios protegiendo la vida humana. En la cruz pagó el pecado del aborto. En gratitud vamos a querer proteger la vida humana que Dios concede a cada persona como un tiempo de gracia en el que pueda llegar a conocer la salvación.

Oración:

Señor, concede que no falten padres piadosos que con esmero y dedicación protejan la vida de sus hijos en el vientre. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.