(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Reyes 14:21–15:8, Juan 6:50–59)

EL REINO DE JUDÁ SE CONVIERTE AL PAGANISMO

Incluso se practicaba en el país la prostitución sagrada. El pueblo participaba en todas las repugnantes ceremonias de las naciones que el Señor había expulsado del territorio de los israelitas.

—1 Reyes 14:24

El texto de la meditación de hoy describe la terrible y lamentable decadencia espiritual de los israelitas que habitaron en el reino de Judá cuando Roboam, el hijo del rey Salomón, gobernaba el país. ¿Cuál fue la causa de tal desastre?

Roboam fue el hijo que Salomón engendró con Noamá, una mujer amonita, y nació un año antes de que su padre llegara a ser rey de Israel. Durante 41 años, disfrutó haber vivido en el esplendor del reino israelita. Sin embargo su reinado de 17 años no fue en nada comparable con el de su padre.

Puesto que Salomón había descuidado sus obligaciones como rey de Israel desobedeciendo las claras disposiciones de la Biblia para los reyes (Deuteronomio 17:17-20) Roboam recibió un muy mal ejemplo de parte de su padre y de su madre. De ella aprendió la adoración pagana. Pero de su padre no recibió el ejemplo de copiar la Escrituras para meditar la Palabra de Dios y crecer en el temor de Jehová, ni el de no acumular para sí oro, plata y muchas esposas. Por esto su reinado se caracterizó por fomentar el paganismo idólatra, de manera que «Los habitantes de Judá hicieron lo que ofende al Señor, y con sus pecados provocaron los celos del Señor más que sus antepasados.» (14:22). Llegaron a cometer los mismos repugnantes pecados de las naciones que el Señor había expulsado del territorio de los israelitas. Al punto de imaginar que la fornicación sea una forma de adoración. El reinado abominable de Roboam nació del descuido de Salomón en la educación de su hijo. Hoy muchos padres gastan precioso tiempo en acumular riqueza y fama descuidando la formación de sus hijos en sus años cruciales. Inclusive hay los que desperdician la oportunidad dedicándose a navegar la internet insulsamente o lo que es peor, siendo adictos a los juegos quita tiempo. Así solo están entrenando a sus hijos para ser como ellos son ahora. Funestas son las consecuencias de descuidar la formación espiritual bíblica de los hijos y es una pecado por el merecemos la ira eterna. Gracias a los méritos de Cristo Dios nos perdona. En gratitud vamos a querer evitar ser mal ejemplo a nuestra familia y a todos los demás.

Oración:

Señor, reconozco que mi vida no es un ejemplo a seguir. Por el contrario soy ejemplo de lo que no hay que hacer. Arrepentido de haberte ofendido quiero obrar lo correcto en gratitud a tu amor incondicional. Te suplico obres en mí los cambios necesarios para que mi conducta te honre y no sirva de tropiezo a nadie en tanto que espero tu venida. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.