VIDA: PARA TENER A CRISTO

Para mí el vivir es Cristo. Filipenses 1:21

¿En qué consiste — eso que se llama vida? El editor del siglo 20 H. L. Mencken respondió: “La vida es un callejón sin salida.” El escritor del siglo 19 Elbert Hubbard dijo: “No tomes la vida muy en serio; nunca saldrás vivo de ella.” ¡Qué pesimismo y desesperanza!

Humanamente hablando, Pablo podría haber estado de acuerdo con ellos. Estaba en prisión en Roma, con su obra misionera mundial y su libertad perdidas, y pronto quizás también su vida. Muy fácilmente hubiera preguntado: “¿En qué consiste eso que se llama vida?” Sin embargo, ¿qué leemos?: “Para mí el vivir es Cristo,” proclama él, “y si Cristo fuera quitado de mí, no quedaría nada por qué vivir.”

Alguien escribió: “Cristo no es valorado a menos que se valore por sobre todas las cosas.” ¿No es eso lo que Pablo está tratando de decirme? Dios me ha dado la vida para que yo pueda tener el más grande tesoro de la vida. Todas las acciones y los bonos del mundo juntos no me pueden dar la paz que tengo en Jesús. La mejor casa que se pueda imaginar en este mundo parecería una choza a punto de caerse comparada con la casa de mi Padre en el cielo. Cuando, por fe, tengo a Cristo, lo tengo todo. Cuando el Salvador mora en mi corazón, el propósito de mi vida ya se ha cumplido. Dios me da vida, larga o corta, para que por su gracia pueda yo conocer a Jesús como mi único Salvador.

¿»Callejón sin salida»? ¿»Nunca salir de ella vivo»? ¡Que poco sabían estos escritores! «Porque para mí, el vivir es Cristo.»

Oración:

Señor, te doy gracias porque trajiste al Salvador a mi corazón. Te pido que lo mantengas siempre allí. Amén.