ESTÉN PREPARADOS — ¿CÓMO?

Manténganse listos, con la ropa bien ajustada y la luz encendida. Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas. Lucas 12:35,36

¿Cómo puedo estar listo, despierto y esperando el regreso de Jesús? ¿Tengo que comprar una túnica blanca y llevar siempre conmigo unos globos inflados con helio y con figuras de ángeles? ¿Tengo que usar mi calculadora para tratar de averiguar cuándo va a venir? La gente ha cometido esos errores en el pasado y los seguirá cometiendo hasta que él venga.

Esa no es la manera de estar listos, de la que habla Jesús; lo que él nos dice es: “Manténganse listos, con la ropa bien ajustada”. En ese tiempo, los siervos se ajustaban con cinturones las túnicas que les llegaban hasta los tobillos, para tener libertad de movimiento. “Y la luz encendida”, dice también Jesús. Los siervos tenían que llenar con aceite las lámparas, constantemente y no solo cuando su señor se aproximaba a la puerta de entrada.

Jesús está hablando acerca de estar preparado para irme con él al cielo. Con eso se refiere a que necesito tener encendida la lámpara de la fe cuando él regrese. ¿Cómo? “Dichosos . . . los que oyen la palabra de Dios y la obedecen”, dice él (Lucas 11:28). Por medio de su apóstol, nos dice: “Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza” (Colosenses 3:16). El contacto constante con la Palabra de Dios mantiene fortalecida la fe, abiertos sus ojos, expectante su actitud. Mi fe necesita que la llene constantemente de aceite con el mensaje del amor salvador de Dios en Cristo Jesús. Mi fe necesita que la obra del Espíritu Santo la fortalezca por medio del evangelio, para que yo esté listo para el viaje. ¿Cómo puedo estar siempre listo? La respuesta es muy sencilla: viviendo de su Palabra.

Oración:

Señor, te pido que me sostengas siempre preparado para el regreso de Cristo, llenando mi fe con tu Palabra. Amén.