LA SABIDURÍA QUE PROCEDE DE DIOS 

Porque Jehová da la sabiduría, 

Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.  

 — Proverbios 2:6, RV1960 

No toda sabiduría es provechosa y saludable. Santiago nos advierte contra la sabiduría diabólica (Santiago 3:13-18). Sin embargo la sabiduría que proviene de Dios es más preciosa que cualquier otra riqueza que haya existido. Los cristianos apreciamos esta sabiduría. El apóstol Pablo nos dice que los creyentes «hablamos con sabiduría entre los que han alcanzado madurez, pero no con la sabiduría de este mundo. (1 Corintios 2:6). ¿En qué consiste la sabiduría de la que habla la Biblia? 

 

Mientras que la sabiduría humana plantea más dudas que respuestas y angustia al espíritu humano al incrementar las incertidumbres, la sabiduría celestial nos conduce a la verdad y esta da libertad (Juan 8:32). En el texto que hoy meditamos aprendemos que la sabiduría que proviene de Dios incluye el conocimiento y la inteligencia que provienen de su boca. El conocimiento se refiere al saber preciso de las cosas. Cuando alguien dice «a mí que parece que» muestra que no conoce el asunto. Con observación adecuada podemos tener conocimiento de Dios es sabio, justo y santo. Por la revelación bíblica conocemos su gracia y que él es misericordioso. La inteligencia es la capacidad de razonar la interrelación de los hechos que recibimos en el conocimiento. De ambos resulta la sabiduría que es la aplicación del aprendizaje. Estos tres procesos necesitan proceder de la palabra de Dios para que nos sean de beneficio. El Señor quiere que aprendamos su palabra (Conocimiento) que meditemos en ella (inteligencia) y que la pongamos por obra (sabiduría). El necio desprecia esto pero nosotros no lo hacemos perfectamente y por eso ambos merecemos toda la ira de Dios. Jesucristo vino a solucionar nuestro problema al aprender, meditar y poner por obra la palabra de Dios en lugar nuestro y murió en la cruz como desobediente pagando nuestro pecado. En gratitud vamos a querer cultivar, apreciar y aplicar la sabiduría divina que proviene de la palabra de Dios. 

Oracion:

Señor, así como Salomón necesitó sabiduría para gobernar al pueblo sobre el que le pusiste como rey, también yo necesito sabiduría para conducirme prudentemente en esta vida y así guiar a mi familia, y puesto que prometes darla sin reproche, te suplico me concedas la sabiduría que procede de ti. Amén.  

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.