LA ESPOSA IDEAL

Mujer ejemplar, ¿dónde se hallará?

¡Es más valiosa que las piedras preciosas!

—Proverbios 31:10

Las joyas son preciosas debido a la dificultad de encontrarlas. Cuanto más escasa es la joya tanto mayor será su valor. El capítulo final de proverbios nos habla de la joya más valiosa que existe, una mujer especial.

En la antigüedad era costumbre que las mujeres adhieran a sus vestidos las joyas que le habían obsequiado. Esas joyas representaban la seguridad financiera de la mujer pues, en caso de quedar repentinamente viuda, podía utilizarlas para su subsistencia. Literalmente una mujer valía su peso en oro. Proverbios 31:10-31 nos habla de aquello que supera todas las joyas y adornos que una mujer pueda poseer: el carácter de la mujer que teme a Jehová. El apóstol Pedro lo dice con estas palabras: «Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios. Así se adornaban en tiempos antiguos las santas mujeres que esperaban en Dios» (1 Pedro 3:3-5).

La mujer descrita en este capítulo de Proverbios es leal a su esposo. Le da bien y no mal todo el tiempo. Además de ser laboriosa, responsable, generosa y caritativa, tiene muchas otras virtudes más. Pero todas estas buenas cualidades no son el resultado de su esfuerzo por quedar bien ante los demás, sino de ser una mujer que teme a Jehová. Proverbios inicia considerando el asunto del temor a Jehová y concluye del mismo modo. La triste realidad es que nadie teme a Dios como él lo exige: perfectamente. Por esto todos somos merecedores de toda la ira de Dios. Jesucristo, siendo nuestro doble sustituto temió, amó y confió en Dios sobre todas las cosas en lugar nuestro (Hebreos 5:7), y fue a la cruz para pagar nuestros pecados. En gratitud vamos a querer temer, amar y confiar en Dios sobre todas las cosas.

Oración:

Señor, tu palabra dice que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová. No te he amado, ni he confiado, ni he tenido el temor reverente de la manera que tú lo demandas. Por eso merezco toda tu ira. Gracias te doy por Jesucristo, mi doble sustituto pues por sus méritos tú me atribuyes toda su justicia.Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.