—Santiago 4:13 y 14

Ahora, escuchen con cuidado, ustedes los que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, y estaremos allá un año, y haremos negocios, y ganaremos dinero.» ¡Si ni siquiera saben cómo será el día de mañana! ¿Y qué es la vida de ustedes? Es como la neblina, que en un momento aparece, y luego se evapora.

La jactancia es pecado.

Conocí en un tiempo atrás a una persona que cuando íbamos hacer algo el día siguiente, yo le decía ‘si Dios quiere, lo hacemos’ y el siempre respondía ‘y si no quiere también.’ Esto es ser jactancioso. Como dice el texto, nosotros no sabemos si estaremos vivos o con salud el día de mañana.

Siempre debemos reconocer que nuestros planes tendrán éxito si es la voluntad de Dios.

Antes de que llegara esta pandemia al mundo, habría muchas personas que tendrían grandes planes de paseo y grandes proyectos, personas que tenían con que realizarlos, y a lo mejor, también diría, como dice el texto, de hoy iremos a tal ciudad, y estaremos allá. Pero no tuvieron en cuenta a Dios, pues su dinero y poder los pudo haber llevado a ser jactanciosos. Nunca pensaron que Dios era el que podía hacer que esos planes se realizaran o se truncaran. Aquí Santiago nos amonesta a poner nuestras vidas en las manos del Señor y que reconozcamos que él tiene el control de todo en el cielo y la tierra.

Dios no condena que nosotros hagamos planes. Lo que condena es la jactancia. Dios no la soporta, ni la presunción sobre lo que la gente piensa que va a hacer. Él es el único que sabe el futuro, y el único que gobierna el presente.

Dios quiere que vivamos como si fuéramos a morir mañana, o como si el día del juicio viniera mañana. Por otra parte, debemos hacer planes y trabajar con la suposición de que viviremos todavía por mucho. Por eso, como agradecimiento a la vida que Dios nos da cada día y los planes que nos permite hacer, vamos a tenerlo en cuenta y decir, ‘si Dios quiere, iremos y estaremos, si Dios permite, realizaremos nuestros planes de la mano de Él.

Oración:

Dios eterno, te doy gracias por la vida que me has dado hasta el día de hoy y por permitirme hacer planes. Enséñame a que cada día y en cada plan de mi vida siempre estés tú. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.