NO HAY PAZ PARA LOS IMPÍOS

«Saldrán y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá ni su fuego se apagará. Y serán abominables para todo ser humano».

—Isaías 66:24, RV95

A pocos días de la estación de Adviento, es necesario recordar que en esta temporada no solo recordamos los 400 años que el remanente fiel en Israel esperó la venida del Mesías. También, las lecturas de la Biblia, celebraciones y sermones recuerdan que hoy estamos esperando el segundo adviento de nuestro Señor Jesucristo.

Los fieles israelitas esperaban la venida del Señor con la expectativa de que vendrían buenas noticias de parte de Dios, y así fue. Cuando el ángel del Señor apareció al sacerdote Zacarías para anunciarle el nacimiento de Juan el Bautista, le dijo: «No tengas miedo, Zacarías, pues ha sido escuchada tu oración. Tu esposa Elisabet te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán por su nacimiento, […] Hará que muchos israelitas se vuelvan al Señor su Dios.» (Lucas 1:13-17). Cuando la virgen María recibió la noticia que ella sería la madre de Dios hecho hombre, llena de alegría saltó de júbilo y dijo: «Mi alma magnifica al Señor y exulta de júbilo mi espíritu en Dios, mi Salvador» (Lucas 1:46-47, Nácar-Colunga). Los ángeles que aparecieron a los pastores les anunciaron «buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor.» (Lucas 2:10-11). Sí, la primera venida de Cristo esencialmente fue de gran gozo. Tanto que por todo el mundo, al finalizar este año, muchos cristianos celebrarán su nacimiento recordando que «Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.» (Juan 3.17).

Sin embargo, no todos quieren la salvación gratuita que Cristo ganó a tan alto precio. El segundo adviento de Cristo para los creyentes es motivo de gozo pues él retorna para llevarlos al cielo, como está escrito: «aparecerá por segunda vez, ya no para cargar con pecado alguno, sino para traer salvación a quienes lo esperan.» (Hebreos 9:28). Pero para quienes rechazan ser salvados por él, este segundo adviento es mala noticia pues viene como juez para dictaminar la condena eterna de los que se pierden. ¿Qué significa Adviento para ti? ¿Buenas o malas noticias?

Oración:

Señor, te doy gracias porque enviaste a tu Hijo para que, siendo mi doble sustituto, me redima de la condenación eterna para la vida eterna. Te suplico que por tus medios de gracia me santifiques por completo, y conserves todo mi ser —espíritu, alma y cuerpo— irreprochable para la venida de Jesucristo. Amén. (1 Tesalonicenses 5:23-24).

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.