SABIDURÍA ETERNA 

Jehová me engendró en el principio de su carrera,  

antes de sus obras de tiempo antiquísimo. 

 —Proverbios 8:22, Versión Moderna 

¿Le gustaría mejorar su memoria? Cuando ingresé a la universidad la cantidad de información que necesitaba memorizar era mucha. Asistí a una capacitación en la que el expositor demostró cuán útil era personificar las cosas para memorizarlas. La personificación ha sido un recurso pedagógico usado con éxito desde tiempos muy antiguos. Por eso muchos afirman que en proverbios 8:22–27 encontramos un caso de personificación de la sabiduría y nada más, tal como evidentemente sucede con la insensatez en Proverbios 9:13–18.  

 

Pero a la luz de otros pasajes como Juan 1:1–3; Hebreos 1:2 y Colosenses 1:15–17 es fácil percibir que Jesucristo encaja bien en este pasaje, y por eso el cristianismo primitivo entendió que proverbios 8 nos habla de Jesucristo como la sabiduría de Dios (cf. 1 Corintios 1:24). En el siglo cuarto después de Cristo una aguda controversia estremeció a las iglesias. Apoyándose en el versículo que hoy meditamos, los seguidores de Arrio alegaron que Jesús era un ser creado y no eterno, y que hubo un tiempo en que no existía (como los Testigos de Jehová ahora lo hacen). Los arrianos se basaban en una traducción defectuosa que decía: Jehová «me creó» en lugar de «me engendró» (véase la Reina-Valera, «me poseía»; y la Nueva Versión Internacional, «me dio la vida»). 

 

Atanasio, un celoso defensor de la doctrina, junto con los cristianos ortodoxos, reconocían que, aunque engendrado, Jesús es coeterno con Dios el Padre. A partir de esta investigación en la Palabra de Dios se produjo el Credo de Nicea, en el que todavía confesamos nuestra fe en Jesucristo: «Hijo unigénito de Dios, engendrado del Padre antes de todos los siglos, Dios de Dios, luz de luz, verdadero Dios de verdadero Dios, engendrado y no hecho, consustancial al Padre, y por quien todas las cosas fueron hechas» (Libro de Concordia, p. 18). Es verdad que frente al concepto del eternamente engendrado Hijo y otros misterios concernientes al Dios trino, nuestro entendimiento resulta limitado. Por eso, sujetando la razón a la Escritura creemos y confesamos lo que ella enseña aunque razonarlo sea difícil.  

Oración:

Señor, hay cosas difíciles de comprender para nosotros. Pero puesto que tu palabra las enseña nosotros queremos creerlas. Te suplicamos que por tus medios de gracia fortalezcas y afirmes la fe en nosotros y que nuestros pensamientos sean sometido a Cristo, sabiduría nuestra. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.