(Lectura de la Biblia en tres años: Levítico 20, Marcos 2:23–28)

HAY PERDÓN INCLUSO PARA EL PEOR DE LOS PECADORES

Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos: que Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero precisamente por eso Dios fue misericordioso conmigo, a fin de que en mí, el peor de los pecadores, pudiera Cristo Jesús mostrar su infinita bondad. Así vengo a ser ejemplo para los que, creyendo en él, recibirán la vida eterna.

—1 Timoteo 1:15–16

¿Cuán pecador soy? ¿Cuán necesitado estoy de la misericordia divina?

Una persona correcta, justa no tiene necesidad de ninguna de las siguientes dos cosas: 1) La ley moral de Dios, 2) el evangelio que anuncia la gracia y misericordia de Dios trayendo su perdón incondicional. Por una parte una persona verdaderamente justa no necesita aprender la ley moral de Dios porque, siendo justa no hace lo injusto. Pablo dice al respecto a la ley moral: «la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores […]. En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina» (8–10). Puesto que un verdadero justo nunca ha pecado tampoco necesita el evangelio, pues el evangelio son las buenas noticias que hablan de lo que Cristo hizo para que los pecadores sean perdonados. En resumen, un justo no necesita la Palabra de Dios. Pero nadie es justo, ni uno solo. Todos somos pecadores que merecemos toda la ira de Dios «Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:22,23, 10–12). La única diferencia que hay es que unos nos sentimos menos pecadores que otros. Quienes nos sentimos menos pecadores somos los que más necesitamos oír la ley pues ella es como un espejo que sirve para mostrarnos nuestra real condición. ¿Acaso no enseña la Biblia que los cristianos somos justos por los méritos de Cristo? La Biblia enseña que hemos sido justificados, es decir, declarados justos. No somos justos, solo justificados. Los méritos de Cristo son atribuidos a los justificados de modo que delante de Dios somos igual de justos que Cristo. Pero eso no significa que nuestros hechos sean justos pues aun nuestras mejores buenas obras están contaminadas por nuestro viejo Adán. Pero Dios las acepta como obras tan buenas como las de Cristo. «Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo». (1 Juan 2:2), incluso por aquél que desde nuestra perspectiva es el peor de los pecadores. Pero la redención de Cristo no beneficia a quien sintiéndose justo no quiere la salvación gratuita.

Oración:

Señor, aunque mi carne se resiste a admitirlo, soy un miserable y el peor de los pecadores. Solo por los méritos de Cristo soy perdonado y declarado justo. Por eso no tengo que obedecer la ley para ser salvo. Por tus medios de gracia fortaléceme en la fe de manera que, en gratitud, viva piadosamente mientras espero la venida de tu Hijo mi redentor. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.