EL VERBO SE HIZO HOMBRE

En el principio ya existía el Verbo,

y el Verbo estaba con Dios,

y el Verbo era Dios.

Él estaba con Dios en el principio.

Por medio de él todas las cosas fueron creadas;

sin él, nada de lo creado llegó a existir.

En él estaba la vida,

y la vida era la luz de la humanidad.

Esta luz resplandece en las tinieblas,

y las tinieblas no han podido extinguirla.

Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

—Juan 1:1-5,14

El apóstol Juan escribió el evangelio con distinta perspectiva que los otros evangelistas. No solo quiso dar a conocer los hechos de Jesucristo, también quiso mostrar quién era él y para qué vino al mundo (Juan 1:14,18; 20:30-31).

Lo que Juan escribe al inicio de su evangelio desafía el intelecto y la lógica humana. Juan no está especulando acerca de lo que es Dios. Simplemente está dando a conocer lo que aprendió de él al estar en comunión con Jesucristo. Por esto Juan remonta al principio, al punto anterior a la existencia de todas las cosas. Juan revela que al principio ya existía el Verbo, la palabra viva. Dice que el Verbo estaba con Dios. En el griego original se percibe la idea de que el Verbo coexistía frente a Dios y dirigiéndose hacia él. Esto habla de que entre el Verbo y Dios había una relación. Pero luego Juan nos dice que el Verbo era Dios. Y para reforzar lo dicho añade que el Verbo es quien hizo todas las cosas. No existe nada que el verbo no haya hecho. Juan presenta dos campos de existencia: Todo lo creado por Dios y todo lo increado. El verbo corresponde a lo increado. El verbo, es increado y es el Creador de todo lo creado. En suma, el Verbo es Dios. Después nos dice que el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros (en el original, el terminó «habitó» significa «puso su tabernáculo». En esta última afirmación Juan revela que Cristo no fue otro que Dios manifestándose como hombre. Para ser salvo es necesario creer en Cristo, pero en el verdadero Cristo: el Cristo que siendo Dios, el Hijo, se hizo hombre. Sin esta verdad no hay salvación.

Oracion:

Señor, tu palabra dice que tu Hijo Jesucristo es Dios hecho carne. No es fácil comprender esta revelación. Pero lo importante es crearla pues así lo revela tu palabra. Te suplico me des la fe como de un niño que cree con sencillez. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.