EL ÁNGEL QUE LLEVA EL EVANGELIO ETERNO 

 Luego vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el evangelio eterno para anunciarlo a los que viven en la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo. Gritaba a gran voz: «Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio. Adoren al que hizo el cielo, la tierra, el mar y los manantiales.» 

 —Apocalipsis 14:6-7 

 

Hoy, último día del mes de octubre, mucha gente celebrará Hallowen. En muchas iglesias predicadores y conferencistas se dedicarán a exponer sus razones por las que creen que tal celebración debe ser rechazada, condenada y desterrada del ámbito cristiano. Pero muchos otros celebraran el día de la Reforma conmemorando aquella víspera de la fiesta de todos santos cuando Martín Lutero clavó las noventa y cinco tesis que dieron inicio al movimiento de la Reforma. 

 

El texto que hoy meditamos es parte de la quinta de las siete visiones del Apocalipsis. En esa visión el apóstol ve a tres ángeles. Muchos escritores luteranos identifican a Martín Lutero como el primer ángel. Juan dice que vio «otro ángel que volaba en medio del cielo, y que llevaba el evangelio eterno para anunciarlo a los que viven en la tierra» (versículo 6). Que Martín Lutero, con su clara predicación del evangelio, debe ser incluido entre los que cumplen con esta visión profética está fuera de toda duda. Sin embargo, el escenario de esta visión comprende toda la era de la iglesia. Puesto que este mensajero (ángel significa eso en griego) anuncia su mensaje «a los que viven en la tierra, a toda nación, raza, lengua y pueblo» este enviado celestial simboliza a cada uno de los fieles testigos del evangelio, comenzando desde los escritos de Juan hasta el fin del mundo. Su evangelio es «eterno» porque, aunque el tiempo de su predicación terminará algún día, el cumplimiento de sus promesas se extiende por toda la eternidad. Quienes hemos sido salvados por la fe que este evangelio produce, sabemos que somos merecedores de toda la ira de Dios pero que por haber sido vestidos de la justicia de Cristo (su perfecta obediencia a la ley moral y su muerte vicaria por nosotros) gozamos de amplia entrada a la presencia de Dios. En gratitud vamos a querer hablar de Jesucristo como la buena noticia eterna. 

 

Oración:

Señor, al celebrar la Reforma, te damos gracias porque por tu sola gracia y por tu Palabra hemos sido rescatados del camino peligroso que es la falsa doctrina. Además recordamos que si se abandona y descuida tu Palabra en toda su pureza, se puede perder el evangelio y consecuentemente la fe salvadora en Cristo, el único Salvador. Por lo tanto, concédenos qué siempre estudiemos la Biblia, tu Palabra en toda su pureza. Amén.  

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.