UNA PALABRA DIFÍCIL DE ENTENDER

Por esto te digo: si ella ha amado mucho, es que sus muchos pecados le han sido perdonados. Lucas 7:47

Algunas de las palabras de la Biblia son difíciles de entender. Por ejemplo, ¿cómo define usted la eternidad?; o, aunque la Biblia en realidad no usa esa palabra, ¿cómo explicaría usted el concepto de la Trinidad? Y, ¿qué se puede decir de la palabra perdón?

Las gentes de la época de Jesús pensaban que entendían lo que significa esta palabra, hasta que vieron a Jesús en acción, como en el momento en que estaba cenando en la casa del Simón el fariseo. Cuando estaban en la mesa, una mujer con reputación pecaminosa entró en la habitación, lavó con sus lágrimas los pies de Jesús, los secó con su cabello y los ungió con un aceite muy costoso. Estaba de rodillas a los pies de su Salvador. Con sus actos estaba expresando cuánto significaba para ella el perdón recibido.

Simón protestó, pensó que Jesús debió sacar de inmediato a esa mujer, en lugar de decirle “tus pecados están perdonados”. Pero Jesús no trata a las personas de la manera que las tratamos nosotros. Él no solo les expresa su amor a los que piensa que lo merecen; él ofrece su perdón a todos. Les ofrece el perdón a los pecadores, no porque lo merezcan sino porque lo necesitan. Su amor llega a todas las personas, también a mí. Yo no merezco ni una mínima fracción de su perdón, pero por su amor por los pecadores, me dice a mí lo mismo que le dijo a aquella mujer y lo mismo que quiso decirle a Simón: “Tus pecados están perdonados”. El perdón de Jesús me da alegría, aunque no puedo ni comenzar a entender el amor que hay detrás de él.

Oración:

Señor Jesús, te doy gracias por tu amor que me perdona. Te pido que me ayudes a atesorarlo, aunque no lo pueda entender. Amén.