UN PROFETA DORMILÓN

Y el patrón de la nave se le acercó y le dijo: ¿Qué haces dormido? ¡Levántate y clama a tu Dios! Quizás Ha-’Elohim se fije en nosotros, y no perezcamos.

— Jonás 1:6, La Biblia Textual

¿Es posible huir lejos de la presencia de Jehová? ¡Por supuesto que no! Jonás pensó que viajando lejos podría escapar de la presencia de Dios. Pero eso no es posible (Jeremías 23:23-24 cf. Salmos 139:7-12). Así como no es posible huir de la presencia de Dios, tampoco es posible atraer su presencia. Dios está presente en todo lugar y tiempo simultáneamente pues es omnipresente. Adán y Caín intentaron esconderse de él y no pudieron. Jonás embarcó en una nave y cuando zarpó se durmió. Otra forma de huir de lo que nos aflige es dormir. Elías durmió cuando huía de las amanzanas de Jezabel, Jonás durmió huyendo de la asignación que Dios le dio. La Biblia nos dice que Jesús dormía mientras sus discípulos sufrían la tormenta, pero Él dormía no por huir sino porque reposaba en Dios. No era el caso de Jonás.

Dios envió una tormenta tal que los experimentados marineros no vieron otro recurso que clamar a sus ídolos para salvarse. El capitán del barco despertó a Jonás para que clame a su dios, con la esperanza de que tal vez el verdadero Dios escuche la oración y así sean salvados (Ha-’Elohim significa «el Dios verdadero»). Es una idea pagana pensar que el Dios verdadero escuchará la oración persistente y devota de los paganos. Jonás sabía que Dios no oye la oración de los pecadores impenitentes y por eso no oró con ellos. Pero sí les dio la solución al problema. Los marineros se aterrorizaron más aun pues entendieron que Jonás había desobedecido al verdadero Dios, por eso trataron de sobrellevar la tormenta. Finalmente Jonás ve lo que no quería ver: «el arrepentimiento de los paganos» el mismo que dio fruto de fe cuando ofrecen sacrificio y votos a Jehová. En lugar de que Jonás predique a los paganos la ley moral para llevarlos al arrepentimiento, son estos quienes predican a Jonás y este, acepta las consecuencias de sus actos en señal de verdadero arrepentimiento. La Biblia enseña que Dios no desprecia al corazón quebrantado y arrepentido (Salmo 51:17). Por los méritos de Cristo Dios ofrece perdón de pecados tanto a judíos como a paganos «no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento», y «quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad» (2 Pedro 3:91 Timoteo 2:4)

Oracion:

Misericordioso Jehová, como Jonás, he desobedecido tu mandato de predicar a todas las naciones. Muchas veces he menospreciado a los que todavía no son creyentes como si yo mereciera tu favor. Por los méritos de tu Hijo, perdóname y concédeme que, en gratitud, mi vida entera esté consagrada a ti, Señor. Amén. 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.