LO MÁS ABSURDO DE LO ABSURDO

Lo más absurdo de lo absurdo, —dice el Maestro—, lo más absurdo de lo absurdo, ¡todo es un absurdo!

¿Qué provecho saca el hombre de tanto afanarse en esta vida?

—Eclesiastés 1:2,3

¿Alguna vez pensó que la vida parece no tener sentido? El escritor de Eclesiastés llegó a esa conclusión después de meditar mucho acerca del sentido de la vida. Con suma atención observó cómo las personas se afanan cada día trabajando para ganarse el pan diario y cómo otros luchaban por mejorar el entorno. Sin embargo, al final, todo siempre vuelve a ser lo mismo. ¿Tiene razón este escritor?

La palabra hebrea «jével», traducida en la Nueva Versión Internacional «absurdo» pero en otras versiones «vanidad», significa «aliento, soplo»; es decir, el aire que exhalamos al respirar que es un vapor débil que desaparece inmediatamente. Por eso, este término se usa en la Biblia figurativamente para hablar de algo transitorio e insatisfactorio. Con esto en la mente, Santiago escribió: «¿qué es la vida de ustedes? Es como la neblina, que en un momento aparece, y luego se evapora.» (Santiago 4:14 – Reina Valera Contemporánea, RVC). Sí, lo inestable y fugaz de nuestra existencia demuestra que la vida, por lo general, es vanidad. Pero Dios no creó la vida así de vana. En el Edén, antes de la Caída en pecado, la vida no era vanidad. La actual condición de la vida es parte del castigo por el pecado. El apóstol Pablo dijo: «la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de Aquél que la sometió.», es decir, Dios mismo (Romanos 8:20, Nueva Biblia de los Hispanos). Adán y Eva llamaron Abel a su segundo hijo, nombre que corresponde a la palabra «vanidad» en hebreo, quizá para expresar cómo les parecía la vida después de la Caída. Sí la vida, sin Cristo, carece de sentido, de propósito y de verdadero gozo.

Jesucristo dijo «Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.» (Juan 10:10, DHH). Él no quiere que nuestra vida sea un vapor que pronto desaparece. Quiere que tengamos vida plena y eterna. Por eso obedeció perfectamente toda la voluntad de Dios en lugar de nosotros y derramó su vida para pagar nuestra culpa y condena que merecemos por nuestro pecado. Hoy esta vida está disponible gratuitamente para todos a través del poder del evangelio en palabra y sacramentos. Como está escrito: «Él, por su propia voluntad, nos hizo nacer por medio de la palabra de verdad, para que seamos los primeros frutos de su creación.» (Santiago 1:18, RVC)

Oracion:

Amado Padre, guárdame de dejar pasar oportunidades que me das para servirte. Concédeme que pueda apreciar con gratitud la nueva vida plena que me das por medio del evangelio en palabra y sacramento. Amén.  

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.