CONOCER A DIOS

¿Quién ha subido a los cielos y descendido de ellos? ¿Quién puede atrapar el viento en su puño o envolver el mar en su manto? ¿Quién ha establecido los límites de la tierra? ¿Quién conoce su nombre o el de su hijo?

– Proverbios 30:4

En cierto país que regía el toque de queda desde las 9 de la noche, un viejo profesor se quedó pensativo en la banca de una plaza sin percatarse de lo avanzado de la hora. Un guardia se le acercó y, con voz autoritativa, le preguntó:

—¿Quién es usted?; ¿Qué hace aquí?, ¿De dónde viene?

—Es precisamente lo mismo que he estado preguntándome desde que tengo uso de razón. ¡Y no he encontrado la respuesta! —respondió el viejo profesor.

Desde tiempos muy antiguos el hombre ha tenido preguntas como las de este viejo profesor; también se ha preguntado acerca de quién es Dios o cómo es él. En el texto que hoy meditamos cada una de las cinco primeras preguntas que el escritor Agur hace implica una sola respuesta: Dios. Pero para las otras dos preguntas Agur, humildemente, reconoce: «Soy el más ignorante de todos los hombres; no hay en mí discernimiento humano. No he adquirido sabiduría, ni tengo conocimiento del Dios santo» (Proverbios 30:2-3). La Biblia nos enseña que para la humanidad es evidente que Dios existe, que tiene eterno poder, que él fue quien hizo todas las cosas y que siendo el Justo juzgará los pecados del hombre (Romanos 1:20; Hebreos 3:4; Romanos 2:15). Pero el conocimiento respecto a la salvación, la gracia y misericordia de Dios, el hombre necesita adquirirlo por revelación.

Estas verdades nos han sido reveladas con el evangelio en la Biblia. Por la misericordia de Dios podemos decir que conocemos el nombre de Dios y el de su Hijo. En la Biblia conocer el nombre de alguien o de algo no solo es saber cómo se pronuncia tal nombre, también significa conocer al dueño del nombre. Jesucristo dijo: «Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado.… A los que me diste del mundo les he revelado quién eres» (Juan 17:3,6). ¿Qué nos ha revelado Jesucristo acerca de Dios? Él nos ha revelado que Dios es Trino: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y consideró tan importante esta revelación que cuando dio la gran comisión ordenó: «Vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mateo 28:19). Por esto podemos decir que quien no conoce a Dios Trino, no conoce a Dios.

Oración:

Dios, Uno y Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, gracias te doy por permitirme conocerte, único Dios verdadero, tal como te has revelado en tu Palabra. Amén.