(Lectura de la Biblia en tres años: Génesis 29:1–30, Mateo 9:27–34)

UNA CIUDAD LLAMADA «PUERTA DEL CIELO»

Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el Señor confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo.

—Génesis 11:9

Todos los seres humanos adolecemos de un gran mal: la necesidad de notoriedad. Queremos que los demás noten nuestras cualidades y esfuerzos. Los primeros habitantes después del diluvio pensaron que esparcirse por todo lo ancho del planeta no era lo mejor para ellos y dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra.» (Génesis 11:4) En ese tiempo llevar a cabo ese proyecto tenía la ventaja que todos los seres humanos hablaban el mismo idioma. Pero Dios los confundió de tal manera que terminaron hablando idiomas distintos. En tal situación no tuvieron más alternativa que dispersarse. Así, el Señor, destruyó sus planes y su torre. La Palabra de Dios dice: «Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el Señor confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo.» (Génesis 11:9). Sin embargo, muchos no aceptan que Babel señale la confusión argumentando que un mejor significado es «Puerta de Dios»

No importa si pocos o muchos creen que Babel (Babilonia) significa puerta de Dios, la verdad es que no lo es. Aunque se procuró construir en ella una torre que llegue al cielo al final solo resultó en confusión. Esa es la historia del ser humano: todos sus esfuerzos humanos realizados sin Dios terminan en confusión no importado cuando afirmen que su propósito es llegar a Dios.

La Biblia enseña que la única puerta al cielo es Jesucristo. La puerta al cielo no es ninguna ciudad. No fue Babel, ni lo es Jerusalén. Tampoco ninguna otra ciudad que lo pretenda. Solo Cristo es la verdadera puerta pues solo él, como nuestro sustituto obedeció perfectamente en lugar de nosotros y sólo él pagó en la cruz por nuestros pecados. En gratitud por esto vamos a querer creer lo que la Biblia enseña aunque todo el mundo diga lo contrario (Génesis 28:12-19 cf. Juan 1:51; 10:9)

Oración:

Señor, Tu palabra es la verdad. Te suplico me guardes de apartarme de ella. No permitas que ninguna falsa doctrina encuentre lugar en mis pensamientos ni en mi corazón. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.