(Lectura de la Biblia en tres años: Marcos 5:1–20)

JEHOVÁ SE REGOCIJARÁ CON CÁNTICOS

En aquel tiempo se dirá a Jerusalén: “¡No temas, Sión, que no se debiliten tus manos!”.

Jehová está en medio de ti; ¡él es poderoso y te salvará! Se gozará por ti con alegría, callará de amor, se regocijará por ti con cánticos.

—Sofonías 3:16-17, Reina-Valera 1995

El texto que hoy meditamos nos habla de la alegría que trae el evangelio. En la actualidad es muy común ver que tanto los predicadores como los expositores de las iglesias confunden la ley con el evangelio. Esto trae mucha confusión a los oyentes con el peligro de que ellos piensen que el evangelio es ley o que la ley es evangelio. El resultado inevitable es que terminaran creyendo que se salvarán por alguna obra que ellos hayan hecho. Pero el evangelio nada exige y la ley no salva.

Llamamos ley a todo lo que, en la Biblia, Dios exige. Muchas de las exigencias de Dios tienen promesas condicionales. El Señor ha dado su ley a la humanidad para que sepamos cómo quiere Dios que seamos (santos y perfectos) y qué quiere que hagamos o no hagamos. Esa misma ley nos muestra cuáles son las consecuencias de pecar contra la voluntad de Dios. La ley exige y amenaza. Pero el evangelio es buena noticia, no amenaza, no exige nada y solo tiene promesas incondicionales. El evangelio solo debe ser predicado a los pecadores que están aterrorizados por las amenazas de la ley de Dios. El evangelio les consolará.

Sofonías rebosa de alabanzas a Dios porque hay evangelio, hay buenas noticias. Dios promete perdón en base a los méritos del Mesías que vendrá. El gozo de la salvación no solo alegra a Sofonías o a los que disfrutarán del perdón sino también a Dios mismo. Sofonías nos dice que el propio Dios celebrará la salvación de su pueblo. Jesús también enseñó lo mismo: «Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.» (Lucas 15:7) Él está contento porque se realizó el propósito de su creación, que la humanidad pueda vivir en su presencia por siempre. Sí, el evangelio es motivo de gran gozo y de mucha celebración, pero sobre todo de gratitud de parte nuestra. En gratitud vamos a querer vivir piadosamente esperando la segunda venida de nuestro salvador.

Oración:

Señor, estoy consciente de mi limitaciones y de tu gran misericordia. Por eso te suplico me guardes en la verdadera fe para la vida eterna por medio del poder de tu evangelio anunciado en la prédica y en los sacramentos. Amén

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.