(Lectura de la Biblia en tres años: Génesis 29:31–35, Mateo 9:35–10:4)

LOS HIJOS DE JACOB

Y viendo Jehová que Lea era odiada, abrió su matriz; mas Raquel era estéril.

— Génesis 29:31, Versión Moderna.

Jacob conoció a Raquel cuando llegó a Harán y quiso casarse con ella. Labán, el padre de Raquel, amparado en la oscuridad, la noche de bodas sustituyó a Raquel por Lea, la hermana mayor. Al amanecer, descubierto el engaño, Jacob confrontó a Labán. Él alegó ser costumbre de ellos casar primero a la hija mayor y que Jacob podría ser el esposo de ambas. No queriendo perder a Raquel, Jacob aceptó la situación. Sin embargo no trató a Lea con el cariño que un esposo debe tratar a su esposa. Ella también fue menospreciada por su hermana Raquel, que la veía como rival. Por la misericordia divina, el corazón de Lea recibió consuelo con cada hijo que ella dio a luz. Los nombres que escogió para sus hijos evidencian el dolor de tener que conformarse con ocupar un lugar secundario en el corazón de su esposo.

Jacob no amó a la esposa con la que estaba casado por obligación. Para él fue más fácil amar a Raquel porque era bonita y él estaba enamorado de ella. La voluntad de Dios es que los esposos amen a sus esposas aunque no estén enamorados de ellas. El amor de esposos va más allá de la pasión enamoradiza, y crece en la fértil tierra de la estimación mutua. Jacob no estimaba a Lea como debe estimarse a la esposa (1 Pedro 3:7). El matrimonio que Dios instituyó es la unión monógama entre un hombre y una mujer. Pero por causa de la dureza del corazón humano la ley mosaica reguló la poligamia para proteger a la mujer de esta forma de abuso de la que Lea fue víctima (Éxodo 21:9). Aunque hoy la poligamia es un mal menos extendido, todavía muchas esposas ocupan un lugar secundario en la vida de sus esposos. Los primeros lugares los ocupan el trabajo, la profesión, el club, el automóvil, los amigos, etcétera; y, para muchos cristianos, el ministerio o el liderazgo. Ninguno puede asegurar que ama a su esposa perfectamente como Cristo ama a la suya. Por esto somos merecedores de toda la ira de Dios pues hemos puesto en primer lugar nuestros anhelos antes que el mandato de Dios. Cristo fue el perfecto esposo (con su esposa—la iglesia) en lugar de nosotros y en la cruz sufrió el castigo que merecemos por ser malos cónyuges. En gratitud, los varones vamos a querer amar a nuestra esposa dándole el honor que le corresponde. Las esposas querrán hacer lo mismo con sus esposos. Los hijos con sus padres honrándolos como tales y los padres a sus hijos no provocándoles a ira (Efesios 5:21-6:4 cf. 1 Pedro 2:17).

Oración:

 Señor, confieso que he pecado al no brindar la honra que corresponde a cada uno según la prioridad que tu estableces. Por esto merezco la condena eterna. Pero gracias a tu Hijo tengo perdón, y en gratitud te pido: concédeme amar a mi cónyuge así como Cristo ama la iglesia. Amén. 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.