LA INTEGRIDAD DE JOB

Su esposa le reprochó [a Job]: —¿Todavía mantienes firme tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete!

Job le respondió: —Mujer, hablas como una necia. Si de Dios sabemos recibir lo bueno, ¿no sabremos también recibir lo malo?

A pesar de todo esto, Job no pecó ni de palabra.

— Job 2:9-10

«Si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada». Este refrán anima a sacar provechos aun de las peores circunstancias. La verdad es que es más fácil decirlo que hacerlo. Por muy optimistas que seamos, no faltarán ocasiones en que tal actitud se nos escapará de las manos. Especialmente cuando la aflicción toca nuestra puerta. En ese tiempo en el que más necesitados estamos de cariño, comprensión y apoyo de parte de nuestros seres queridos y recibimos de ellos todo lo contrario.

A los males de Job se le añadió el de una repulsiva enfermedad en la piel que le afectaba de los pies a la cabeza. Su esposa, en lugar de apoyarlo, lo regañaba e incitaba a ofender a Dios con miras a dar fin a su existencia terrenal. La reacción de Job nos muestra que él era un ejemplo admirable de buen esposo tanto en sus actos como en sus palabras. Ya en el capítulo 1, es posible ver claramente que también era un buen padre. Sin embargo, y a lo largo del libro, Job es un excelente ejemplo del hombre temeroso de Dios, apto para aceptar, con gratitud sincera y consciente, tanto las aflicciones como la prosperidad, convencido que lo que le sucedía provenía del SEÑOR, quien es capaz de dar, y de quitar. Lo que Job dijo fue lo correcto y es digno de elogio.

¿Somos como Job? La mayor parte de las veces no. Por el contrario, ante las dificultades nos es más fácil quejarnos y lamentarnos en lugar de glorificar a Dios y darle gracias. Jesucristo obedeció la voluntad de Dios en lugar nuestro y por nosotros murió en la cruz padeciendo sobre sí toda la ira divina. En gratitud, vamos a querer bendecir el nombre del SEÑOR y no perder las oportunidades de hacerlo.

Oración:

Señor, mucho hay por agradecerte y, sin embargo, fallamos con las acciones de gracias. Abre nuestra mente y ojos, para que podamos comprender que aun en los momentos difíciles, tú nos amas y estás con nosotros para bendecirnos. Ayúdanos a confiar en ti y alabarte siempre, por Cristo. Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.