PODEMOS CONFIAR EN SU PALABRA

Todas las promesas que ha hecho Dios son «sí» en Cristo. 2 Corintios 1:20

“Se lo garantizo,” dice el presidente de la cadena de almacenes de ropa en el comercial de TV, sugiriendo con eso que podemos confiar en su palabra. Quiere que creamos que los trajes que produce su compañía son los de mejor calidad y los de mejor precio. Al menos, así lo afirma él.

Cuando Dios hace sus afirmaciones, podemos creer todo lo que dice. ¿No es esa la fe cristiana? Es la confianza en que Dios habla con verdad y en serio. Tenga en cuenta lo que dijo Pablo: Todas las promesas que ha hecho Dios son «sí» en Cristo. Todo lo que prometió para nuestra salvación en Cristo, él lo ha hecho. Y todo lo demás que promete para nuestra vida, con toda seguridad él lo hará también. Cristo es el “SÍ” de Dios, en mayúsculas y en negrilla, en todas sus afirmaciones.

En la pila bautismal, Dios promete: “El que crea y sea bautizado será salvo” (Marcos 16:16). Yo puedo confiar en que sus palabras son verdaderas para mí y para mis hijos. En el servicio de adoración en la iglesia, cuando él promete: “Ánimo. . . . tus pecados quedan perdonados” (Mateo 9:2), puedo contar con sus palabras. En la mesa de la Santa Cena, cuando él me asegura: “Este es mi cuerpo … esta es mi sangre … para el perdón de los pecados” (Mateo 26:26,28), puedo regresar a mi casa en paz. Mi Dios no solo me promete, sino también en Cristo ha puesto su poderoso amor detrás de todas sus afirmaciones. Y eso no es todo. Lo que él ha hecho para mi salvación en Cristo es la garantía de lo que va a hacer por mí en todas las cambiantes situaciones de esta vida.

Oración:

Señor, en Jesús muéstrame que puedo confiar en tu Palabra cuando hablas. Amén.