UN GRAN PEZ DISPUESTO POR DIOS

Pero Jehová tenía dispuesto un gran pez para que se tragara a Jonás, y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches.

— Jonás 1:17, Reina Valera 1995

El texto que hoy meditamos es uno de los más famosos de la Biblia debido a la gran cantidad de ataques de los que ha sido objeto de parte del mundo escéptico. La moderna crítica, desde tiempos de Julius Wellhausen (1844-1918), niega cualquier evento sobrenatural o milagroso que la Biblia afirme. No siempre fue así. Desde el tiempo en que el libro de Jonás hasta la aparición de la Alta Crítica nadie puso en duda la veracidad de este texto. Bastaba que la Biblia lo afirme para saber que era cierto. En la actualidad muchos creen que Jonás sí pudo haber estado dentro de un pez, debido a que se han hallado evidencias de que esto es posible. Por ejemplo, en 1939 se atrapó un tiburón blanco de 4 metros y medio de largo que, dentro de su estomago, tenía dos tiburones, y cada uno de ellos medía de 1.80 metros. Pero no es fe el creer en la Biblia simplemente porque sea razonable o porque se hayan encontrado evidencias científicas de su veracidad. Eso es simple conclusión lógica. La fe bíblica no cree en algo porque sea razonable, probable o comprobable. Solo cree en lo que la palabra de Dios dice.

La fe fundamentada en la palabra de Dios acepta el relato de Jonás en el gran pez como tal, sin necesitar de ninguna otra evidencia o confirmación. Aunque existen varios relatos confiables de supervivencia de gente en el mar después de ser tragados por grandes animales marinos, tales experiencias difieren de la de Jonás en que ellos sobrevivieron debido a su resistencia física mientras que Jonás lo hizo por disposición divina. La Biblia claramente afirma que fue Dios quien había dispuesto el gran pez, y remarca que el profeta permaneció tres días dentro. Aunque la experiencia de Jonás ayudó al profeta en su propia vida espiritual, Dios tenía otro propósito adicional con esto. Él quiso ilustrar, con esta narración, a las generaciones venideras acerca de la muerte y resurrección del Mesías y también que sirva como tipo de la única señal que Jesús dijo sería dada a los judíos.

Dios quiere que creamos en la Biblia con fe genuina, es decir con una fe que descansa en el hecho de que si Dios lo dijo entonces es verdad. La fe bíblica no es esclava de la razón. No necesita señales para creer ni tampoco coherencia lógica humana. No es una «fe razonable» pues no descansa en tales evidencias (1 Corintios 1:21-25)

Oración:

Amoroso Dios, hay muchas cosas en tu palabra que mi limitada mente no comprende y por eso me empeño más en entender que en creer. Gracias te doy porque mi obstinación es perdonada por los méritos de tu Hijo. Te suplico que por tus medios de gracia me afirmes en la verdadera fe. Amén. 

 

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.