BENDICIÓN UNIVERSAL POR MEDIO DE ABRAHAM

Jehová dijo: «¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra?, pues yo sé que mandará a sus hijos, y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él».

– Génesis 18:17-19 (RVR1995)

«El ojo del amo engorda al buey», este refrán resalta la importancia de involucrarnos activa y personalmente en aquello que queremos que tenga éxito. Para cumplir su promesa a Abraham Dios fue personalmente a visitarlo acompañado de dos ángeles. Dios habló con Sara prometiéndole que en menos de un año daría a luz a su primogénito. Cuando terminó la visita, hablando en voz baja como en un soliloquio, y para que Abraham lo escuche, Dios dice las palabras del texto que hoy meditamos. Abraham era su amigo y Dios no quería que su amigo ignore lo que pronto él iba a hacer con Sodoma y Gomorra. Dios quería castigar el pecado de estas ciudades, pero también revelar la razón: él no tolera el pecado, pero también es misericordioso.

Nunca sabríamos la historia de estas ciudades si Abraham no la hubiera contado a sus descendientes. Con Abraham se inicia el antiguo programa de educación bíblica familiar en el que el principal instructor en la fe es el padre de familia ayudado por la madre, como está escrito: «Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre; Porque son guirnalda de gracia para tu cabeza, y collares para tu cuello» (Proverbios 1:8-9, NBH).

Los descendientes de Abraham transmitieron la Palabra de Dios de padres a hijos: «Tan pronto como el niño podía hablar se le enseñaban unos cuantos pasajes de la Ley. Su madre repetía un versículo; cuando el niño lo aprendía, le enseñaba otro. Luego, se ponía en sus manos el texto escrito de los versículos que ya sabía de memoria. Así se enseñaba a los hijos a leer, y cuando crecían podían continuar su instrucción religiosa leyendo la ley del Señor y meditando en ella» (E. Mangenot en «Dictionnaire de la Bible»). «Mediante la instrucción del padre en el hogar y sus explicaciones sobre el significado de las fiestas, los niños hebreos aprendían cómo Dios se había manifestado a sus antepasados, cómo deberían vivir en el presente y cuáles eran las promesas divinas respecto al futuro de su pueblo» (The International Standard Bible Encyclopedia). Como está escrito: «Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo» (Romanos 10:17). Las naciones se bendicen en Abraham cuando oyen la ley para saber que necesitan al Salvador y el evangelio para tener fe.

Oración:

Señor, te doy gracias por tu Palabra. Con ella me muestras mi pecado y mi necesidad de salvación y con tu evangelio me das fe salvadora. Amén.

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.