LA ORACIÓN DE JONÁS

Entonces oró Jonás a Jehová, su Dios, desde el vientre del pez, y dijo:

«Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó; desde el seno del seol clamé, y mi voz oíste. […]

Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová, y mi oración llegó hasta ti, hasta tu santo Templo.»

—Jonás 2:1-2, 7, Reina Valera 1995

¿Recuerda cuándo hizo su primera desesperada oración a Dios? En mis años escolares, el profesor de cierta materia estaba enfermo y supusimos que faltaría a clase. Negligentemente no estudié, ni hice las asignaciones de la clase. ¡Pero él vino! Rogué a Dios que mi profesor no pida las asignaciones ni tome el examen. Muchas veces acudimos a Dios en oración para pedir nos libre de las consecuencias de nuestros pecados.

Dentro del estomago del gran pez Jonás elevó al Señor la oración de la cual tomamos el texto que hoy meditamos. En toda su oración Jonás no pide ser librado del gran pez. Este Jonás es muy diferente de aquél Jonás que se había embarcado para desobedecer a Jehová. Este es un Jonás arrepentido. Su oración muestra que él usaba los salmos para su devoción privada pues toma muchas porciones de ellos. La oración de Jonás es un modelo que el Señor conservó para nuestro beneficio: 1) Se dirige a Dios invocándole por su nombre misericordioso: Jehová (vers.2) Jesucristo enseñó dirigirse a Dios con el nombre más intimo: «Abba, Padre» (Juan 17:6; Mateo 6:11); 2) Usó el nombre de Dios para presentar su petición (vers.2 y 3), Jesús enseñó usar su nombre para pedir en oración (Juan 16:23,24); 3) Expresó su esperanza y confianza en la respuesta de Dios (vers.4-7), al igual que los apóstoles aprendieron hacerlo en Cristo (1 Juan 5:14-15); 4) Jonás concluye su oración con acción de gracias y adoración (vers.8-9), lo mismo que Jesús enseñó hacer al concluir la oración como también lo hace en el cielo la iglesia universal (Mateo 6:13 cf. Apocalipsis 5:12-14).

Los creyentes estamos agradecidos por las oraciones que Dios guardó para nosotros en la Biblia. Gracias a él, cuando no encontramos palabras para expresar lo que hay en nuestro corazón, vienen a nuestra memoria pasajes de la Escritura o porciones de himnos cristianos que nos permiten expresar lo que sentimos y queremos decirle.

Oración:

«Al que está sentado en el trono y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos» Amén.

www.cristopalabradevida.com/

Meditaciones son presentadas por Publicaciones Multilingües-WELS y www.CristoPalabraDeVida.com.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc. ™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.