—Apocalipsis 1:8

«Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.»

 

 

 

 

—Salmos 100:3

Reconozcan que el Señor es Dios; él nos hizo, y somos suyos.

Somos su pueblo, ovejas de su prado.

 

 

 

 

—Lucas 17:17

¿Acaso no quedaron limpios los diez? —preguntó Jesús—. ¿Dónde están los otros nueve?

 

 

 

—Filipenses 4:18

Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado.

 

 

—Daniel 8:10–11

[Un cuerno del macho cabrío] creció hasta alcanzar al ejército de los cielos, derribó algunas estrellas y las pisoteó, y aun llegó a sentirse más importante que el jefe del ejército de los cielos. Por causa de él se eliminó el sacrificio diario y se profanó el santuario.

 

—Apocalipsis 7:9, 14

Después de esto miré, y apareció una multitud tomada de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas; era tan grande que nadie podía contarla. Estaban de pie delante del trono y del Cordero, vestidos de túnicas blancas y con ramas de palma en la mano […] son los que están saliendo de la gran tribulación; han lavado y blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero.

—Marcos 10:51–52

¿Qué quieres que haga por ti? —le preguntó [Jesús].

Rabí, quiero ver —respondió el ciego [Bartimeo].

Puedes irte —le dijo Jesús—; tu fe te ha sanado.

Al momento recobró la vista y empezó a seguir a Jesús por el camino.

—Números 20:10–11

Luego Moisés y Aarón reunieron a la asamblea frente a la roca, y Moisés dijo: «¡Escuchen, rebeldes! ¿Acaso tenemos que sacarles agua de esta roca?» Dicho esto, levantó la mano y dos veces golpeó la roca con la vara, ¡y brotó agua en abundancia, de la cual bebieron la asamblea y su ganado!

—Salmo 150:6

¡Que todo lo que respira alabe al SEÑOR!

¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!

—Lucas 20:34–35

—La gente de este mundo se casa y se da en casamiento —les contestó Jesús—.Pero en cuanto a los que sean dignos de tomar parte en el mundo venidero por la resurrección: ésos no se casarán ni serán dados en casamiento