Salmo 1:4-6 NVI

“En cambio, los malvados
son como paja arrastrada por el viento.
Por eso no se sostendrán los malvados en el juicio,
ni los pecadores en la asamblea de los justos.
Porque el Señor cuida el camino de los justos,
mas la senda de los malos lleva a la perdición.”

 Jeremías 33:15 NVI

“En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un renuevo justo.”

 Hechos 10:36 NVI

“Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo”.

 1 Corintios 1:8 NVI

El cual también os mantendrá firmes hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.

 Mateo 17:5 NVI

Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió y se oyó una voz desde la nube, que decía: “Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd”.

 Lucas 9:35,36 NVI

Y vino una voz desde la nube, que decía: “Este es mi Hijo amado; a él oíd”… Ellos callaron, y por aquellos días no dijeron nada a nadie de lo que habían visto.

 Salmo 1:3 NVI

«Es como el árbol
plantado a la orilla de un río
que, cuando llega su tiempo, da fruto
y sus hojas jamás se marchitan.
¡Todo cuanto hace prospera»!

Salmo 1:1-2 NVI

«Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en la senda de los pecadores
ni cultiva la amistad de los blasfemos,
sino que en la ley del Señor se deleita,
y día y noche medita en ella»

Hechos 10:34,35 NVI

“En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que lo teme y hace justicia”.

Mateo 5:9 NVI

“Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios”.