Escuche este artículo basada en artículos inspirados.

Refiera a la serie: Articulos Inspiradores

lookingup¿En quién confía usted?

John A. Braun

¿Dónde puede usted encontrar información confiable y útil? ¿En quién confía usted? En una reciente edición de Selecciones, la revista presentó estos temas. Una encuesta a mil norteamericanos reveló unas cosas que encontré interesantes.

Primero, la medicina es la profesión más confiable. Eso no es una sorpresa, especialmente porque todos nosotros enfrentamos desafíos médicos o los enfrentaremos. Maestros, artistas de cine, filántropos, y guías espirituales, en ese orden, completan los primeros cinco. De alguna manera eso tampoco es una sorpresa. Sin embargo surge una pregunta: ¿Qué tal la confianza que la gente tiene en los artistas de cine?

Las estrellas de cine se ganan la vida representando personajes que son esencialmente el producto de la imaginación de alguien. ¿Debo confiar en alguien que crea un nuevo personaje ficticio para cada nueva película? Puedo apreciar lo que ellos hacen porque yo no puedo hacerlo. Voy al cine de vez en cuando para entretenerme y descansar. ¿Pero confiar en ellos? Parece estar fuera de lugar.

Las cuatro personas identificadas como los “norteamericanos más confiables” son los artistas de cine. Por supuesto que entre ellos hay unos que tienen mejor reputación que otros. Pero, ¿debo confiar en ellos cuando ellos hablan sobre temas importantes tales como matrimonio, homosexualidad, orientación, divorcio, relaciones, vida, muerte, o Dios? Algunos sí confían, y ellos clasifican su confianza en ellos por encima de los guías espirituales.

Tal vez no tenemos que encuestar mil norteamericanos. Pero la encuesta tiene una aureola de verdad. Parece que los norteamericanos tienen gran confianza en las “estrellas.” Podemos ver el énfasis en el entretenimiento.

Estamos en este mundo y por lo tanto rodeados por muchas ideas y personas diferentes. Siempre ha sido así para el pueblo de Dios. Pedro dirigió su primera carta a “los expatriados de la dispersión… elegidos… de Dios” (v. 1). Preocupa a los creyentes cuando otros no escuchan lo que Dios dice. La realidad es que muchos no escuchan a Dios. Cuando Jesús habla del divorcio y matrimonio, o de cualquier otro tema, lo desprecian.

Pero aún más importante que eso, cuando Dios anuncia las noticias de su amor en Cristo y habla de la vida, muerte, perdón, y salvación, muchos consideran que otros mensajes son más importantes. Muchos rechazan el evangelio porque consideran que no es práctico o que es superstición tonta. No debe sorprendernos que las personas piensen que los artistas de cine tienen más credibilidad que los guías espirituales. Tristemente, algunos de esos guías espirituales no han escuchado a Dios. Ellos anuncian sus propias opiniones sin haber leído el mensaje de Dios.

Nosotros estamos aferrados al evangelio como nuestro tesoro más precioso y somos los instrumentos de Dios para anunciarlo. El Espíritu Santo obra para que quienes lo escuchan lo atesoren como lo hacemos nosotros. Otros lo rechazan. No importa la reacción de los oyentes, lo compartimos y confiamos en la obra del Espíritu Santo.

Hay una realidad aterradora y espantosa para quienes rechazan el evangelio. El profeta Zacarías registró el severo mensaje de Dios, “Y aconteció que así como él clamó, y no escucharon, también ellos clamaron, y yo no escuché, dice Jehová de los ejércitos;” (7:13). Una y otra vez, Dios llama, a veces por medio de usted o mí, a veces por otros cristianos. La negativa a escuchar les trae juicio. La vida de arrepentimiento cambia las personas y su futuro. ¡Pero qué prospecto sombrío si Dios se niega a escuchar las opiniones aparentemente piadosas de quienes se niegan a escuchar su mensaje de perdón, vida, y salvación, en Cristo!

¿Nuestro papel? Seguimos aferrados a su glorioso mensaje, oramos para que otros escuchen, y compartimos el mensaje de Cristo en todas las formas que podemos.

John Braun es el editor ejecutivo de Forward in Christ.

© Forward in Christ. Todos los derechos reservados. Reimpreso con permiso.

Print Friendly, PDF & Email

Comentarios

Comentarios