–Mateo 18:24,27

Al comenzar a hacerlo, se le presentó uno que le debía miles y miles de monedas de oro. . . . El señor se compadeció de su siervo, le perdonó la deuda y lo dejó en libertad.