–Salmo 4:8

En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado.