— Romanos 4:25

el cual fue entregado por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación.