— Jeremías 17:9,10

Nada hay tan engañoso como el corazón.

No tiene remedio.

¿Quién puede comprenderlo?

«Yo, el Señor, sondeo el corazón

y examino los pensamientos,

para darle a cada uno según sus acciones

y según el fruto de sus obras.»