—Proverbios 25:21–22

Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber.
Actuando así, harás que se avergüence de su conducta, y el SEÑOR te lo recompensará.