— Isaías 1:18, RV 1995

Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta:

aunque vuestros pecados sean como la grana,

como la nieve serán emblanquecidos;

aunque sean rojos como el carmesí,

vendrán a ser como blanca lana.