—Lucas 13:22–24

Continuando su viaje a Jerusalén, Jesús enseñaba en los pueblos y aldeas por donde pasaba.

Señor, ¿son pocos los que van a salvarse? —le preguntó uno.

Esfuércense por entrar por la puerta estrecha —contestó—, porque les digo que muchos tratarán de entrar y no podrán.